Seleccionar página

El beneficio neto del grupo de lujo Richemont en el ejercicio 2010-2011 -que concluyó el pasado 31 de marzo- creció un 79 por ciento y totalizó los 1.920 millones de euros.

Según este grupo empresarial, su volumen de negocio aumentó el 19 por ciento y fue de 6.890 millones de euros.

La firma, propietaria de marcas de relojes como Jaeger-LeCoultre, Piaget, Baume & Mercier, así como de joyas firmadas por Cartier o Van Cleef & Arpels, registró una subida del 63 por ciento en su resultado operacional, que alcanzó los 1.350 millones de euros.

En la presentación de los resultados anuales, el director del grupo, Johann Rupert, consideró que éstos “demuestran que Richemont ha sabido lograr un fuerte crecimiento de sus ventas, en todas sus actividades y zonas geográficas, a pesar del entorno difícil”.

Sostuvo que sus marcas de relojes y joyas consiguieron cifras de negocio y beneficios récord, a pesar de la apreciación del franco suizo frente a divisas como el euro y el dólar.

El directivo expresó su confianza en que esta tendencia positiva se mantendrá a pesar de los problemas geopolíticos y de la inestabilidad del tipo de cambio.

Además, reveló que su firma tiene la intención de favorecer su crecimiento orgánico aumentando sus inversiones en la producción, en detrimento de la red de venta al detalle, una estrategia que representará del 6 al 8 por ciento de su cifra de negocio en los próximos dos años.

Leído en: expansion.com