El Memovox Deep Sea no necesita presentación. Más que ningún otro, este auténtico logro de vanguardia escribió uno de los primeros capítulos de la historia del buceo de profundidad. Desde la aparición de esta nueva disciplina deportiva en la década de 1950, Jaeger-LeCoultre siempre ha acompañado a los primeros exploradores de las profundidades del océano – ya sean impulsados por objetivos científicos o por la sed de descubrimiento – con un reloj que superara sus demandas. A través de las diferentes versiones que se introdujeron hasta principios de la década de 1970, el Memovox Deep Sea se convirtió en una de las raras creaciones de relojería que han dejado una huella imborrable en su época. Dispuesto a ofrecer a sus devotos y seguidores la oportunidad de llevar en la muñeca uno de los símbolos de su inagotable inventiva, la manufactura Jaeger-LeCoultre ofrece notables reinterpretaciones en este legendario y mítico reloj. El impresionante éxito  de este modelo dado a conocer en 2011 alentó a la “Grande Maison” en el Valle de Joux a continuar este camino.

2012 verá la introducción de un nuevo reloj resistente al agua, inspirado en el Memovox Deep Sea: el Jaeger-LeCoultre Deep Sea Vintage Chronograph. Sus líneas expresan una gran e histórica lealtad, orgullo y testimonio de su herencia deportiva. Con un tamaño de caja de 40,5mm, similar a la del Memovox Tribute to Deep Sea, este modelo está dotado de una serie de características que emocionarán a los grandes conocedores.

El bisel, fijo, envuelve el rostro clásico de la esfera, en color negro, y está protegido por un cristal de plexiglás. Los marcadores de las horas, así como las manecillas horaria y minutera están cubiertas por una capa de Superluminova con un cálido color anaranjado, sutil reminiscencia de la capa luminiscente del Memovox Deep Sea de 1959. Los intervalos de tiempo medidos por el cronógrafo de dos pulsadores se indican mediante dos contadores de horas y minutos, situados a las 9 y las 3, así como por el segundero central. La parte posterior de la caja de acero inoxidable también lleva grabado el mismo motivo que el histórico modelo, que representa a un hombre rana rodeado de burbujas. Por último, la correa de cuero negro en relieve, de piel de becerro, se muestra exactamente como la que se instaló en el original.

Mientras que la caja del Jaeger-LeCoultre Deep Sea Vintage Chronograph está inspirada en los códigos de diseño de una creación emblemática, este reloj está impulsado por un calibre Jaeger-LeCoultre 751G, que incorpora los últimos avances derivados de la investigación en curso de Jaeger-LeCoultre, como el gran volante de inercia variable o los rodamientos de bola cerámicos, que aseguran el funcionamiento sin lubricante a largo plazo. El rendimiento, la resistencia y la fiabilidad de Jaeger-LeCoultre han demostrado su valor en los últimos años, combinándose con unas calidades que destacan la legitimidad histórica de un reloj que es resistente al agua hasta 100 metros. La última creación de la “Grande Maison”, en el Valle de Joux, obligará a emociónarse a los devotos de los modelos legendarios que deseen rendir homenaje a una larga tradición de innovación en la mayoría de las disciplinas, pero sin renunciar a la comodidad y la fiabilidad, garantizada por la última generación de calibres Jaeger-LeCoultre.

Deep Sea – un reloj legendario

En la década de 1950, ninguna norma había sido aún establecida, no se habían definido los criterios que deben cumplir los relojes de buceo. Todavía no había ninguna cuestión la rotación unidireccional de los biseles, sobre resistencia a golpes y a campos magnéticos, ni sobre 100 metros de estanqueidad garantizada. El campo estaba todavía muy abierto. Estaba sin embargo muy claro que las manecillas y los índices horarios debían estar recubiertos por alguna sustancia luminiscente, lo que significaba que tenía que ser radio en aquella época, con el fin de facilitar la lectura de las indicaciones en la penumbra, pero no había términos legales sobre el uso de las palabras “reloj de buceo”.

Sin embargo, esta falta de regulación, albergaba muchos peligros, desde el hecho de hacerse indispensable una gran fiabilidad en un reloj para la práctica de esta actividad. Los buzos tenían que ser capaces de garantizar en todo momento que tenían suficiente suministro de oxígeno en sus botellas, con el fin de programar las etapas de descompresión que intervienen al volver a la superficie. La legibilidad de la información era, por lo tanto, de vital importancia, y el Memovox Deep Sea aparece ya con unas lineas muy claras, que siguen intuitivamente lo esencial de un diseño que satisface las demandas de los buceadores más exigentes. Sin embargo, desde que la noción del tiempo es a veces relativa respecto al maravilloso mundo submarino, Jaeger-LeCoultre ya concibió la idea, desde la misma infancia de los relojes de buceo, de dotar al Memovox Deep Sea con la emblemática función de alarma Memovox. Se ofreció a los entusiastas de este nuevo deporte un elemento de seguridad adicional en forma de una alarma audible complementaria, con el fin de señalizar a los buzos que ya era hora de comenzar su marcha de regreso a la superficie. Esta característica distintiva y su extraordinaria fiabilidad selló el triunfo del Memovox Deep Sea, y su edición original se agotó muy pronto. Después de aquello, sólo algunos coleccionistas pueden disfrutar del privilegio de contemplar este reloj legendario.

No obstante, la Manufactura Jaeger-LeCoultre, está siempre dispuesta a velar por que sus creaciones no se queden confinados dentro de las paredes de un museo, y para ofrecer a los entusiastas contemporáneos la posibilidad de acceder a las innumerables invenciones que ha llevado a cabo a lo largo de su historia, sucumbiendo a las peticiones que emanan desde los círculos de aficionados que piden un renacimiento de esta histórica pieza. En 2008, Jaeger-LeCoultre dio a conocer una fiel re-edición del original Memovox Polaris 1968. Este viaje de regreso a sus raíces ha continuado en 2011 con la re-edición del legendario Memovox Deep Sea 1959, primer reloj de buceo que ofrece la función de alarma.

Esta creación ha interpretado brillantemente la pureza estética del modelo histórico, con el fin de transmitir, a través de un lenguaje de diseño contemporáneo, una total armonía con las excepcionales actualizaciones técnicas de su movimiento. Su lanzamiento en 2011 fue unánimemente bien recibido por los aficionados y apasionados de los relojes, que han escrito un capítulo en la historia de la relojería y de la aventura humana.

Jaeger-LeCoultre Deep Sea Vintage Chronograph: características técnicas

Movimiento

• Movimiento mecánico automático, Calibre Jaeger-LeCoultre 751G, hecho a mano. Montados y decorados a mano

• 28.800 alternancias por hora • 37 rubíes • 5,72 mm de espesor • 235 piezas

• 65 horas de reserva de marcha

Funciones

• Horas y minutos • Cronógrafo con horas, minutos y segundos • Cronógrafo con contadores de horas y minutos y segundero central de barrido.

Marcadores

• Negro mate • Manecillas e índices horarios con Superluminova de color “tropical”

Caja

• Acero • 40,5 mm de diámetro • cristal de plexiglás • Resistencia al agua: 10 bar

Correa

• cuero negro con hebilla de acero de referencia: Q207857J