Jaeger-LeCoultre_Deep_Sea_Chronograph_Cermet_Ambiance plongŽeDel 23 al 26 de abril de 2013, Jaeger-LeCoultre tiene el placer de organizar su quinta subasta en línea “Tides of Time” a favor de la conservación de los sitios marinos del patrimonio mundial. Este año, la Manufactura propone un modelo único inspirado en el reloj Jaeger-LeCoultre Memovox Deep Sea de 1959: el prototipo No. 1 del reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet.

Una subasta a beneficio de la conservación de los sitios marinos del patrimonio mundial.

La totalidad del ingreso será entregada a uno de los 46 sitios marinos inscritos en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO: las Reservas de Fernando de Noronha y del Atol das Rocas (Atolón de las Rocas). La Reserva de Fernando de Noronha, situada en medio de las islas atlánticas brasileras, alberga la mayor concentración de aves marinas tropicales del Océano Atlántico Oeste. Sus fecundas aguas constituyen igualmente lugares de reproducción y supervivencia sumamente importantes para especies como el atún, los tiburones, las tortugas y mamíferos marinos.

En mayo, en asociación con la UNESCO y el International Herald Tribune, Jaeger-LeCoultre organizará un descenso en este sitio, con el fin de revelar la importancia de proteger de manera eficaz estas riquezas naturales excepcionales, así como las dificultades que enfrentan para su conservación. Uno de los buzos encargado de explorar las aguas de la Reserva llevará en su muñeca el reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet.

Desde 2008, Jaeger-LeCoultre mantiene su compromiso con el Centro del patrimonio mundial de la UNESCO y el International Herald Tribune a través de “Tides of Time”, con el fin de brindar su apoyo a los sitios amenazados. La subasta ofrece una oportunidad a los coleccionistas y amantes de la relojería fina para unirse a estas instituciones y respaldar tan importante causa.

El reloj de buceo Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet

Accionado por el calibre 758 de Jaeger-LeCoultre, el reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet deriva directamente del célebre Memovox Deep Sea de 1959, el primer reloj automático de buceo dotado de una alarma que requirió de toda la inventiva de los relojeros de Jaeger-LeCoultre para su desarrollo.

En 2013, el icono estrena nueva piel con una caja totalmente novedosa elaborada en Cermet reforzado. Compuesta por una matriz de aluminio reforzado con partículas de cerámica y un revestimiento protector de cerámica de 40 micras de grosor, esta caja de 44 mm es más

resistente a los golpes y a la presión que la cerámica pura, y sin embargo es también de una ligereza sorprendente. Estas son ventajas que los buzos sabrán apreciar en su justo valor.

Con una reserva de marcha de 65 horas, este reloj de buceo está inspirado en una histórica creación de Jaeger-LeCoultre: el Chronoflight, dispositivo inventado en los años 1930. En efecto, al reloj de buceo Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet, se le ha añadido un indicador de marcha del cronógrafo compuesto por dos discos (rojo y blanco), con lo que se incrementa la seguridad de los buzos, ya que con una simple mirada pueden determinar el estado del cronógrafo: en marcha, detenido o puesto en cero.

Características técnicas del reloj propuesto en la subasta Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet

Movimiento: • movimiento mecánico de carga automática, Calibre Jaeger-LeCoultre 758, producido y

decorado a mano • frecuencia: 28.800 alternancias por hora • 47 rubíes • 6,8 mm de grosor • 340 componentes • 65 horas de reserva de marcha (36h con el cronógrafo en estado de marcha)

Funciones: •Horas •Minutos •Segundero pequeño •Cronógrafo: contadores horas, minutos, segundero central •Indicación del estado del cronógrafo: ON, OFF, vuelta a cero

Esfera: •Negra mate •Índices luminiscentes

Agujas: •Bastón esqueletizadas, luminiscentes

Caja: • Cermet reforzado • Diámetro, 44 mm • Cristal de zafiro • Hermeticidad: 10 bar

Brazalete: • Piel de becerro Trieste, hebilla de hebijón, acero, PVD negro

Referencia: • Q208A570

La subasta empieza el 23 de abril de 2013 a las 12h00 C.E.T y termina el 26 de abril 2013 a las 12h00 C.E.T en el sitio: https://auction.jaeger-lecoultre.com

Reseña histórica

A mediados del siglo XX, el buceo submarino constituyó un campo de investigación científica y un deporte en pleno apogeo a la vez. Los clubes de buceo se multiplicaban y sus miembros empezaban a viajar a través del mundo para explorar los fondos marinos. Sin embargo, en el equipo de los buzos, todo –o casi todo- tenía que ser creado para garantizar la seguridad de los valientes pioneros que partían al descubrimiento de este universo desconocido. En este sentido, el tiempo jugaba un papel preponderante ya que, al igual que hoy, el retorno progresivo hacia la superficie estaba acompasado por una sucesión de paradas de descompresión. Por ello, era sumamente importante conocer precisamente las reservas de oxígeno así como la duración necesaria para llegar a la superficie de las aguas con el fin de prever oportunamente el ascenso hacia el aire libre. Hace más de cincuenta años, los ingenieros de Jaeger-LeCoultre se percataron de que una función alarma era indispensable en los instrumentos de buceo. Así pues, resolvieron adaptar al medio acuático el dispositivo de sonería que le dio su nombre a la línea Memovox. En aquella época en que ninguna norma definía los criterios que debían satisfacer los relojes de buceo, este avance constituyó una etapa decisiva. El éxito fue inmediato y las primeras ediciones se agotaron rápidamente. El Memovox Deep Sea entró antes de su época en la leyenda, hasta su reedición en 2011 bajo el nombre de Memovox Tribute to Deep Sea, un homenaje que, según una tradición firmemente establecida por Jaeger-LeCoultre, estaba acompañado por soluciones técnicas innovadoras.

Manufactura Jaeger-LeCoultre. Los inventores del Valle de Joux

Principal protagonista de la historia de la relojería desde 1833, Jaeger-LeCoultre celebra sus 180 años de fundación. Mientras la relojería suiza aún funcionaba en pequeñas estructuras o talleres domésticos, Antoine LeCoultre y su hijo Elie decidieron reunir bajo un mismo techo los múltiples conocimientos necesarios para la completa creación de un reloj. Así fue como Le Coultre & Cie se convirtió en la primera Manufactura del Valle de Joux. Hoy, Jaeger-LeCoultre integra más de 180 conocimientos especializados, necesarios para la concepción y la producción integral de los más prestigiosos guardatiempos. En su continua búsqueda de la excelencia y apoyada en un espíritu de inventiva único, Jaeger-LeCoultre perpetúa la tradición de las grandes complicaciones creadas en la Manufactura por una sucesión de concepciones extraordinarias: Atmos Mystérieuse (2003), Gyrotourbillon I (2004), Reverso grande complication à triptyque (2006), Master Compressor Extreme Lab (2007), Reverso Gyrotourbillon 2 (2008), Duomètre à Grande Sonnerie (2009), Master Grande Tradition Grande Complication (2010), Reverso Répétition Minutes à Rideau (2011), Duomètre Sphérotourbillon (2012) y Master Grande Tradition Gyrotourbillon 3 Jubilee (2013).

El programa marino del Patrimonio mundial

Iniciada en 2005, la misión del Programa marino del patrimonio mundial consiste en establecer una conservación eficaz de las zonas marinas existentes o potenciales que presentan un valor universal excepcional, con el fin de asegurar que éstas sean mantenidas y desarrolladas para las generaciones futuras.

Hoy, de las cerca de 6.000 zonas marinas protegidas designadas alrededor del mundo, 46 gozan del más elevado reconocimiento internacional en materia de conservación.

Estos sitios, considerados las “joyas de la corona del océano”, constituyen una red de sitios marinos seleccionados y disponen de un sistema de gestión eficaz que permiten la protección del valor universal excepcional empleando métodos modernos de gestión.

Hasta el día de hoy se han alcanzado los siguientes logros:

Entre 2009 y 2012, la colaboración entre Tides of Time y Jaeger-LeCoultre, la UNESCO y el International Herald Tribune, apoyada por el Gobierno flamenco de Bélgica, permitieron que el Centro del patrimonio mundial estableciera las bases de un futuro sólido y prometedor para su programa marino. Desde 2009, el Centro ha:

Duplicado la superficie marina protegida por la Convención del patrimonio mundial. La lista incluye hoy 5 de las 10 más importantes zonas marinas protegidas en el mundo;

Desarrollado consejos científicos para ayudar a los Estados a designar nuevos sitios marinos y también para facilitar la puesta en marcha de las últimas técnicas y herramientas de gestión;

Establecido una importante red de gestores de sitios marinos asociando su experiencia y sus logros mediante un foro en Internet y reuniones bianuales en los que se comparten y comunican los resultados concretos;

Desarrollado consejos científicos para ayudar a los Estados a designar posibles nuevos sitios marinos y para facilitar la puesta en obra de las últimas técnicas y herramientas de gestión;

Alcanzado un reconocimiento sin precedentes por parte de las ONGs y del gran público, del potencial aún inexplorado de la Convención de 1972 para la conservación de los sitios marinos;

Establecido una hoja de ruta para aumentar las capacidades de gestión de los sitios marinos inscritos en la Lista del patrimonio mundial y prepararlas para enfrentarse a las amenazas más complejas y difíciles;

Iniciado nuevos proyectos de hermanamiento entre los sitios marinos para trabajar conjuntamente en los desafíos de conservación.