El 14 de junio de 2013, Breguet celebra en exclusiva la inauguración oficial de su boutique más grande del mundo. Situada en el Langham Hotel, en el barrio Xintiandi de Shanghái, este escaparate de una superficie de 598 m2 corresponde a las ambiciones de la marca. Breguet pretende ofrecer a su clientela de Shanghái, cada vez más numerosa y exigente, una boutique de excepción a la imagen de sus creaciones. Marc A. Hayek, Presidente & CEO de Breguet, estará presente en China para esta ocasión, con el fin de inaugurar durante una ceremonia de corte de cinta esta boutique única, la 33a de la marca en todo el mundo. El tercer Museo Breguet, situado en la segunda planta de la boutique, será igualmente desvelado en exclusiva para el público de Shanghái. De forma paralela, Breguet presenta en primicia en China su exposición itinerante “Breguet el innovador. Inventor del Tourbillon”. Esta exposición, presentada en Ginebra en enero de 2013, evoca la historia, en retrospectiva, la invención más memorable de la relojería.

Breguet selecciona los emplazamientos más prestigiosos para implantar sus boutiques. La Casa escoge lugares impregnados de símbolos que reflejan su rica historia e identidad, entre la perpetuación de un patrimonio cultural prodigioso y de las innovaciones tecnológicas.

Por tanto, Breguet no ha necesitado demasiado tiempo para decidir que la implantación de su nueva sucursal china estaría en el barrio Xintiandi, donde se mezclan tradición y modernidad. Entre cultura china e influencias occidentales, este distrito de la ciudad de Shanghái rebosa de establecimientos y boutiques de calidad, y que ahora cuenta además con este nuevo espacio Breguet.

La boutique Breguet del Langham Hotel es una verdadera joya arquitectónica. Sus 598 m2, repartidos en tres niveles, han sido discretamente disimulados tras una fachada realizada completamente en vidrio transparente. Una construcción totalmente inédita, equipada con una tecnología de LED única que permite que los haces luminosos se propaguen en el vidrio a una distancia de 8 metros. Esta fachada está, además, decorada con un delicado motivo guilloché “Clous de Paris” que se prolonga en forma de huella tridimensional en la parte de piedra del edificio. Este guilloqueado da un toque singular entre los diferentes materiales utilizados en la construcción de la boutique.

La forma de este suntuoso escaparate permite a Breguet acoger por primera vez a sus clientes en un espacio ovoide, como el primer reloj de pulsera de la historia de la relojería, creado por Breguet entre 1810 y 1812. Nada se ha dejado al azar y los visitantes son transportados inmediatamente hacia el universo de la marca. A lo largo de la visita, la boutique Breguet del Langham Hotel ofrece al público un fabuloso viaje a través del tiempo y de los continentes.

En el primer nivel, el mobiliario, redondeado, sigue armoniosamente las líneas del edificio, poniendo en relieve el conjunto de colecciones de la Manufactura, recordando las obras maestras realizadas antaño por A.-L. Breguet para personalidades como Maria-Antonieta o Napoleón Bonaparte.

De igual modo que en París y Zúrich, la segunda planta de la boutique acoge el tercer Museo Breguet del mundo, en el cual se exhiben los relojes antiguos que pertenecen al legendario patrimonio histórico de la Casa, como testimonio de su deslumbrante pasado. Una veintena de piezas excepcionales – relojes de bolsillo, péndulos de viaje, relojes de suscripción o incluso cronómetros marinos–, que abarcan más de 200 años de historia, se exhiben ante el público. Entre estas obras maestras, el reloj de bolsillo n°2667 es uno de los tres relojes con dos movimientos realizados por Breguet para ilustrar el fenómeno de la resonancia. Los otros dos, vendidos respectivamente al rey Jorge IV de Inglaterra en 1818 y al rey Luis XVIII de Francia en 1821, se encuentran en un museo en Jerusalén. Creada en 1814 y comprada en mayo de 2012 por el Museo Breguet, esta pieza de una rareza insólita es, hoy en día, el reloj Breguet antiguo más costoso vendido en una subasta.

La última planta de la boutique transporta a los visitantes a Suiza. A través de vídeos temáticos interactivos, los apasionados de Breguet pueden descubrir el trabajo de los artesanos que trabajan en la Manufactura del Valle de Joux. El arte del guilloqueado, la delicadeza de las operaciones de angulado, el pulido y el cincelado son algunas de las disciplinas que se pueden explorar.

Una ruta a través del savoir-faire ancestral que hace que cada reloj Breguet sea único desde 1775.