El Museo Breguet y el Presidente de la Firma, Marc A. Hayek, han adquirido tres excepcionales relojes Breguet que dejaron su impronta en la historia de la Alta Relojería, por un precio total de aproximadamente 1,5 millones de francos suizos. La adquisición incluye un reloj de bolsillo altamente complicado y poco común, el Breguet no 4691. Adquiridas en las subastas de Christie’s y Sotheby’s en Ginebra, respectivamente, el lunes 11 y martes 12 de noviembre, estas obras maestras completan la ya significativa colección de la Casa.

El primer reloj, no 5015, fue vendido el 3 de julio de 1833 al Marqués de Abercorn, por un valor de 38.000 francos suizos. Este reloj de bolsillo es uno de los primeros creado por un relojero con un sistema de remontaje sin llave y de ajuste de hora. Creada en 1830, esta invención es el antepasado de todos los mecanismos modernos de cuerda, y consistía en una corona acanalada que se giraba de izquierda a derecha, hasta que se alcanzaba el tope. El no 5015 es un importante testigo del

trabajo y la herencia de la Casa Breguet: cubre tres generaciones de Breguet, desde el fundador de la marca, Abraham-Louis, y su contribución al desarrollo del remontaje sin llave y el mecanismo de ajuste de hora, pasando por su hijo Antoine- Louis, que lo perfeccionó y comercializó, y, finalmente, el hijo de éste, Louis-Clément, que lo vendió sólo 6 semanas después de tomar las riendas de la firma.

La segunda pieza, conocida como no 4420, es un reloj de importancia histórica, con caja de oro de 18 quilates y cilindro de caja saboneta de plata. Con esferas excéntricas de horas y minutos, agujas Breguet de oro y rematadas por el pasador de avance/retraso, fue adquirido por más de 240.000 francos suizos. Este reloj de bolsillo fue adquirido, el 3 de octubre de 1825, por el rey Jorge IV de Gran Bretaña. Al igual que su padre, el rey Jorge IV era un aficionado de los relojes de calidad y fue uno de los primeros admiradores y clientes más fieles de A.-L. Breguet. Con esta adquisición, la Casa aprovechó una excepcional oportunidad de comprar uno de los relojes «Reales» de Breguet.

Por último, el tercero es un reloj de bolsillo extraplano extremadamente inusual con repetición de medios cuartos. Vendido el 13 de octubre de 1831 a Lord Henry Seymour Conway, el no 4691 es uno de los relojes de Breguet con más

complicaciones en una caja tan fina. Con un grosor de 7,7 mm, este reloj Repetidor muestra la ecuación de tiempo, indicación de reserva de marcha, calendario y fase lunar, en base a principios de cronómetro. Como reflejo de la búsqueda incesante de la innovación que ha caracterizado la producción de Breguet desde el siglo XVIII, ostentando un número altísimo de complicaciones para un reloj de esta época, este prestigioso reloj fue adquirido por más de un millón de francos suizos.

Para Breguet, es un orgullo anunciar la llegada de estos tesoros a sus museos. Este evento único confirma el compromiso del Presidente y Director General de Breguet, Marc A. Hayek, con la preservación de la historia y herencia cultural de la Manufactura.