Este año Swatch se lo pone fácil a todos los románticos con su especial San Valentín 2014. Un reloj dulce donde los haya, con un mensaje claro: ¡pruébame!

Inspirado en los caramelos, Sweet Valentine tiene la correa y la esfera cubierta de rayas verticales blancas y rojas. Y, por si el mensaje de amor no queda claro, hay un gran corazón transparente grabado en el interior del cristal completando la esfera.

El broche de oro lo pone el packaging, que se inspira en un tiovivo y envuelve así esta dulce edición.

PVP R: 60 euros.