En una conferencia de prensa celebrada en Payerne, Suiza, el 9 de abril, Solar Impulse dio a conocer su segundo aeroplano propulsado por energía solar, Solar Impulse 2.

El proyecto Solar Impulse, lanzado por Bertrand Piccard y André Borschberg, tiene como objetivo circunvolar en 2015 el Globo, en un aeroplano alimentado día y noche solo por energía solar. OMEGA tiene un papel activo como una de las entidades Colaboradoras Principales de Solar Impulse, pues proporciona tanto apoyo financiero como tecnología clave a una operación que contribuirá al desarrollo científico y ecológico de medios alternativos para una energía sostenible. Las importantes contribuciones de OMEGA continuarán siendo parte integrante del éxito del Proyecto Solar Impulse en los próximos años.

Solar Impulse 2 se ha construido para superar el reto de convertirse en el primer aeroplano que circunvuele la Tierra utilizando el sol como única fuente de energía. Está previsto que los primeros vuelos de prueba de esta nueva aeronave comiencen en mayo, en Suiza. Esto incluye varias tecnologías nuevas y optimizadas que OMEGA ha desarrollado y se han incorporado para aumentar la eficiencia energética del aparato. Tales mejoras incluyen un sistema de luces de aterrizaje más ligero y más eficaz, una versión mejorada y más ligera del OMEGA Instrument y un distribuidor de energía capaz, en caso de que un motor experimente un fallo, de transferir su energía acumulada a los otros motores en funcionamiento. OMEGA ha suministrado también unos sistemas electrónicos más ligeros para el panel de mandos.

El OMEGA Instrument

El OMEGA Instrument, diseñado por Claude Nicollier, leyenda de la aeronáutica suiza y astronauta de la ESA, indica el grado de inclinación del aeroplano y es de lectura fácil para el piloto. Las indicaciones son muy visibles, pero hay además alarmas vibratorias incorporadas a las mangas de los trajes de vuelo, lo que asegura que el piloto reaccionará de modo oportuno a la información fundamental proporcionada por el instrumento.

El distribuidor de energía y la cabina DCDC

Para el Solar Impulse 2, OMEGA ha presentado un distribuidor de energía que asegura que, si uno de los cuatro motores de Solar Impulse tiene un problema, la energía pueda transferirse de la batería del motor deficiente a los motores operativos. Y la nueva cabina DCDC supone un cambio espectacular en cuanto al peso de los sistemas electrónicos interiores del panel de instrumentos, que ahora son un 50% más ligeros.

Luces de aterrizaje

OMEGA es también responsable del sistema ultraligero de luces de aterrizaje, que tiene el peso asombroso de tres gramos por vatio. En cada ala va un juego de luces LED, cuya luminosidad se aumenta por una lente de correlación. Cada luz consume solo 10 vatios, pero su intensidad lumínica equivale a la de una lámpara incandescente de 200 vatios. Unos juegos de luces “promocionales” están situados a lo largo de cada ala.

Speedmaster Skywalker X-33

En la conferencia de prensa, Bertrand Piccard y André Borschberg lucieron sendos OMEGA Speedmaster Skywalker X-33. Este cronógrafo multifuncional de cuarzo ha sido diseñado para aventureros y exploradores. La esfera negra, con índices e indicadores de hora blancos, tiene una abertura central que permite leer los elementos digitales mostrados, como son la hora, los minutos y los segundos hasta de tres husos horarios, tres alarmas, funciones de cronógrafo, cuenta atrás y calendario perpetuo, con indicadores de día, fecha, mes, año y número de la semana. Además de los visualizadores analógico y digital, este reloj está preparado para la exploración espacial, con dos funciones: Mission Elapsed Time (MET) y Phase Elapsed Time (PET).

La caja, de 45 mm y cepillada, es de titanio de grado 2 e incorpora un aro de bisel cerámico, con escala en nitrito de cromo recubierta con Super-LumiNova blanco. Como complemento de la caja, el brazalete está hecho en titanio de grado 2, con anillos de unión en titanio de grado 5.

El nuevo modelo Speedmaster Skywalker X-33 ha sido probado y certificado por la Agencia Espacial Europea (ESA) y fue desarrollado basándose en una patente registrada en la ESA y presentada por el astronauta Jean-François Clervoy.