Jaeger LeCoultre & AladinaBelén Rueda, Eduard Fernández, Imanol Arias, Juana Acosta, Manuela Vellés y Miguel Ángel Muñoz colaboran en el proyecto benéfico:

TIME TO SMILE

no hay tiempo que perder, sino vidas que ganar

Jaeger-LeCoultre, primera manufactura relojera suiza fundada en 1833, patrocinará por tercer año consecutivo el Festival de San Sebastián y se une de nuevo a la Fundación Aladina para llevar a cabo un proyecto de ayuda a la infancia.

La solidaridad será de nuevo uno de los protagonistas del certamen gracias a la acción benéfica “Time to smile: no hay tiempo que perder sino vidas que ganar”, para que los niños con cáncer nunca pierdan la sonrisa. La 62ª edición del Festival de San Sebastián incluirá entre sus actividades una exposición de fotografías realizadas por Belén Rueda, Eduard Fernández, Imanol Arias, Juana Acosta, Manuela Vellés y Miguel Ángel Muñoz, colaboradores de excepción que han cedido sus imágenes (sobre su concepto de la Infancia, la Solidaridad y el Tiempo) para esta acción benéfica y que podrán verse en el Salón Easo del Hotel Maria Cristina.

Estos autores, más allá de mostrarnos su particular visión del mundo, ayudarán a muchos niños enfermos de cáncer a no perder la sonrisa. Para contribuir a ello, bastará con registrarse a partir del 18 de agosto en www.instagramersgallery.com y votar por tu foto favorita. Jaeger-LeCoultre donará a la Fundación Aladina la misma cantidad de euros que ‘likes’ reciba la foto más votada: 1 like = 1 euro, ayudando así a que los niños a los que atiende la Fundación disfruten de unas vacaciones extraordinarias en Barretstown, un campamento especial fundado por Paul Newman para que jóvenes con enfermedades graves salgan por un tiempo de su rutina hospitalaria y recuperen la sonrisa.

Además, Jaeger-LeCoultre volverá a patrocinar la Fiesta de Inauguración del Festival de San Sebastián y presentará el proyecto a prensa y público del Festival, junto a los actores que colaboran en el proyecto.

Para Paco Arango, Presidente de la Fundación Aladina, “cuando tienes buena sinergia con una compañía que colabora de forma importante con Aladina, la continuidad es la mejor noticia. Jaeger-LeCoultre se ha implicado de una manera muy significativa ayudando a combatir el cáncer infantil y, juntos, un año más, lograremos muchas sonrisas para cientos de niños enfermos de cáncer”.

Por su parte Mercedes Canos, Directora de Marca en España de Jaeger-LeCoultre, considera que “la implicación de Aladina y cada una de las personas que trabaja en la fundación es tan bonita y profunda, que nos alegra poder seguir colaborando con ella y a través de esa dedicación poder ofrecer a los niños momentos de gran felicidad”.

BARRETSTOWN

Barretstown es un campamento fundado por Paul Newman hace 20 años, situado en un castillo en las colinas irlandesas, al que cada año acuden más de 1.200 menores de distintos países europeos. La peculiaridad de este campamento es que todos los menores que acuden a él tienen cáncer o alguna enfermedad grave. Una excelente supervisión médica ayuda a que los menores puedan continuar con sus tratamientos, mientras disfrutan de esta experiencia única y recuperen la autoestima, confianza, independencia y hagan nuevas amistades. Barretstown es sinónimo de felicidad, magia y días sin preocuparse por nada más que por disfrutar y pasarlo bien. De ahí, que su lema sea: “SeriousFun”, es decir, “diversión en serio”.

Cada año, aproximadamente 120 niños y adolescentes españoles tienen la suerte de disfrutar de unas maravillosas vacaciones en Barretstown de forma totalmente gratuita gracias a la Fundación Aladina. Barretstown forma parte del SeriousFunChildren’s Network, del cual dependen 30 campamentos para niños gravemente enfermos repartidos por todo el mundo. En 2007, Paul Newman invitó a Paco Arango, fundador y presidente de la Fundación Aladina a formar parte del consejo de SeriousFunChildren’s Network, cargo que sigue ocupando actualmente.

FUNDACIÓN ALADINA

La Fundación Aladina (www.aladina.org) es una entidad privada sin ánimo de lucro creada en 2005 por Paco Arango cuyo objetivo es proporcionar apoyo integral (material, psicológico y emocional) a niños y adolescentes enfermos de cáncer y a sus familias. Cada año atiende a más de 1200 menores de diferentes hospitales públicos españoles.