Milla Jovovich - Helena Bordon - Clive Owen - Eduardo Novillo Astrada - Astrid Muñoz - Miguel Ángel MuñozJaeger-LeCoultre, la referencia de la Alta Relojería suiza y leal patrocinador del Festival de Cine Internacional de Venecia durante casi una década, organizó su cena de gala anual en la ciudad de Venecia, el 2 de septiembre, donde acudieron muchos invitados y amigos de la marca. La celebración de las Artes fue apoyada por el prestigioso actor británico y embajador de Jaeger-LeCoultre Clive Owen, la actriz italiana y amiga de la marca Cristiana Capotondi, además de Milla Jovovich, Scott Haze, Helena Bordon, Miguel Ángel Muñoz, Zoudé Dennenesch, Ekaterina Mtsituridze, la fotógrafa Astrid Muñoz acompañada del famoso jugador de polo Eduardo Novillo Astrada.

Conocido internacionalmente por ser patrón del 7o Arte, Jaeger-LeCoultre no podría haber encontrado un sitio que simbolizara su dedicación al arte y al patrimonio mejor. La cena de gala fue en la maravillosa “Scuola Grande di San Rocco”, construida en el siglo 16 y que presentan creaciones únicas del pintor Tintoretto.

El CEO de Jaeger-LeCoultre Daniel Riedo dio la bienvenida a los invitados en la maravillosa “Scuola Grande di San Rocco”, y anunció que Jaeger-LeCoultre había decidido convertise en patrón de la Scoula Grande di San Rocco para poder preservar su patrimonio. Jaeger-LeCoultre comienza un programa de tres años para restaurarlo a través de varias donaciones, dada la importancia y belleza de la ubicación. “Jaeger- LeCoultre siempre ha sido susceptible de proteger el patrimonio, y el mecenazgo de la Scoula Grande di San Rocco corresponde de manera natural a la filosofía a largo plazo de la Maison”.

En una encantadora atmósfera de esta lujosa ubicación en el corazón de Venecia, los pudieron descubrir la sublime colección de 12 piezas fascinantes creadas por Jaeger- LeCoultre en su más noble tradición de Alta Relojería y los Oficios Artísticos: Hybris Artistica. La escena presentaba doce piezas maestras que muestran una riqueza de invención, savoir-faire y creatividad elevados a un nivel de excelencia del cual solo Jaeger-LeCoultre es capaz. Imaginarse y crear tales obras maestras significa descubrir un terreno nuevo a descubrir por muchos de nuestros talentos en la Manufactura, situada en el Valle del Joux en Suiza desde 1833.