Rendez-Vous Ivy Minute Repeater Ivy backgroundCada año, desde 2012, Jaeger-LeCoultre propone a las mujeres una cita muy preciada, que se materializa cuando la Manufactura del Valle de Joux desvela un nuevo modelo de su colección emblemática. A los Tourbillon, Céleste y Quantième Perpétuel, que infundían la creatividad artística y relojera de la Grande Maison, les sucede una pieza con un fuerte poder de evocación de la tradición relojera. Primera repetición de minutos en hacer su entrada triunfal en una colección femenina Jaeger-LeCoultre, esta pieza concentra el fruto de diez años de desarrollo y está coronada con la sabiduría secular de los savoir-faire, preservados tal y como se practican en el seno de la Manufactura Jaeger-LeCoultre.

El reloj Rendez-Vous Ivy Minute Repeater logra la sagrada unión entre la estética y la excelencia técnica y sella su pertenencia a la Alta Relojería. Con el motivo hiedra, ivy en inglés, esta pieza de excepción cultiva esta parte imaginaria y de leyenda que le concede al tiempo el lugar que se merece.

Heredero de los guardatiempos más sofisticados

Aunque este nuevo opus debe su belleza a su realización, tenemos que reconocer que también tiene una deuda con la intención misma de su creación. Para Jaeger-LeCoultre, la invención absoluta es un credo que se interpreta a través de la inversión tanto en la inteligencia como en la forma. Para la Grande Maison, es esencial dotar a la colección Rendez-Vous con todos los últimos inventos en su activo, y ello sin aceptar compromisos.

El reloj Rendez-Vous Ivy Minute Repeater es una creación de pleno derecho que necesitó el desarrollo del nuevo Calibre 942a. Su movimiento de carga automática, extremadamente preciso, palpita con una frecuencia de 28.800 alternancias/hora y dispone de una reserva de marcha de 43 horas. Cabe destacar que sólo la pieza de excepción Hybris Mechanica 11 – Master Ultra Thin Minute Repeater Flying Tourbillon puede sentirse orgullosa de asociar este dispositivo con una repetición de minutos.

El Calibre 942A fue concebido especialmente para adaptarse a una pequeña caja de 39 mm de diámetro, la cual alberga una función que nos complace describir como la reina de las complicaciones. Esta proposición, que da vida al reloj Rendez-Vous Ivy Minute Repeater, conjuga precisión con funcionalidad para que el placer también esté presente en el rendez-vous.

Bajo el encanto de un sonido femenino

En la cultura relojera, los relojes con sonería ocupan de facto una posición aparte en la cumbre de la pirámide de las complicaciones más codiciadas por los conocedores y amantes de piezas exclusivas. La Manufactura ha convertido a la repetición de minutos en uno de sus temas predilectos a lo largo de su historia y nunca ha cesado de explorar las facetas de esta gran complicación. Su meta es obtener la melodía más regular, fiabilidad, precisión absoluta y el sonido más puro y cristalino.

En el reloj Hybris Mechanica Grande Sonnerie, los martillos tradicionales fueron reemplazados por martillos de tropiezo con el fin de transmitir la energía sobre los timbres de manera optimizada. El reloj Rendez-Vous Ivy Minute Repeater dispone, a su vez, de dos martillos de tropiezo que merecieron el registro de una patente. Estos golpean, más fuerte y una sola vez, los dos timbres Crystal vinculados con el cristal de zafiro, que produce un efecto de altavoz.

Además, el nuevo Rendez-Vous también está equipado con un regulador silencioso que disminuye toda perturbación sonora periférica del mecanismo, lo que permite que sólo se oiga el sonido de la repetición de minutos. Este astucioso dispositivo fue replanteado por un maestro relojero dotado de un excelente oído musical, quien moduló sus oscilaciones mecánicas para producir un sonido menos cargado de decibeles. Más cálida, rica, suave y femenina por naturaleza, la melodía del reloj Rendez-Vous Ivy Minute Repeater hace vibrar al unísono el corazón y el oído. Una proeza de equilibrista que exige un extenso conocimiento de la teoría acústica y una extraordinaria sensibilidad.

Un pulsador ingenioso y pertinente

Para recuperar más espacio con respecto al grosor del reloj y conservar al mismo tiempo una estética de gran pureza, el Rendez-Vous Ivy Minute Repeater se activa mediante un monopulsante en vez de con el tradicional sistema de gatillo. Además de esta auténtica mejora con respecto a las repeticiones de minutos clásicas, está equipado con un sistema de seguridad. Si se presiona el pulsador mientras la repetición de minutos está funcionando, ésta no se vuelve a poner en marcha, lo que evita que se dañe el movimiento.

La tradición al estado puro

Con 180 conocimientos bajo su techo, la Manufactura Jaeger-LeCoultre perpetúa el impulso original de su fundador, Antoine LeCoultre, para quien producir él mismo cada componente de los relojes que salían de sus talleres era una cuestión de honor. La fidelidad a este proceso le ha valido a Jaeger-LeCoultre una reconocida legitimidad de todos los conocimientos, con frecuencia inauditos y exclusivos, que presiden la creación y la producción de guardatiempos de excepción.

Según el axioma de la Grande Maison, cada oficio que interviene de manera sucesiva en la esfera y la caja del Rendez-Vous Ivy Minute Repeater se realiza conforme con las reglas del arte. En la esfera de oro blanco, previamente decorada con un espléndido guilloché sol, el Maestro esmaltador deposita delicadamente con un pincel el pigmento bajo la forma de óxidos metálicos. Se requieren varias cocciones en hornos a muy alta temperatura para revelar el delicado azul que reproduce a la perfección el cielo nocturno del Valle de Joux, iluminado por la claridad de la luna.

Variaciones sobre el tema del engaste

Hay momentos de gracia en este valle que ha visto nacer inventos de ingenio y que suscita una devoción por la relojería como ningún otro lugar. Aquí, el clima es rudo y la naturaleza sólo se domestica si se le respeta. A pesar de esto, ofrece momentos de belleza impresionante. Así es desde las primeras escarchas que cubren cada arborescencia con un velo irisado. Este mismo instante es el que el maestro engastador ha capturado e inmortalizado dotando a las hojas de la hiedra de un engaste nieve, técnica inventada por la Grande Maison. Los diamantes de distintos diámetros se colocan uno tras otro, uno junto al otro, para cubrir íntegramente la superficie de oro. Acurrucadas así, como en un invierno glacial, las gemas marcan con su huella luminiscente el delicado motivo vegetal.

Dos hileras de diamantes sobre el bisel y sobre el botón pulsador hacen eco de este precioso trabajo de joyería. Siguiendo los códigos de la colección Rendez-Vous, este engaste clásico y refinado continúa sobre las asas, los flancos de la caja y hasta la corona, igualmente ornamentada como una delicada joya, para alcanzar un total de 548 diamantes (255 sobre la esfera).

El reloj Rendez-Vous Ivy Minute Repeater está realizado en oro blanco de 18 quilates. Presentado con una pulsera de satén, es hermético hasta 30 metros y responde desde todo punto de vista a los criterios de exigencia que hacen que la Grande Maison sea una protagonista magistral en el ámbito de la Alta Relojería y de las grandes complicaciones.

La hiedra, un nuevo rendez-vous

Evocando los relojes de los siglos XVIII y XIX, la riqueza relojera del reloj Rendez-Vous Ivy Minute Repeater se dota de galas extraordinarias. Los códigos que forjaron el éxito de la colección Rendez-Vous se encuentran en la esfera, un rostro muy fácil de reconocer entre los demás. Los dígitos emblemáticos estirados de las horas, las agujas motivo floral y su espíritu gráfico y refinado son portadores de un mensaje de elegancia.

La experiencia casi sensorial de la repetición de minutos, que ofrece una lectura única de las horas, se conjuga maravillosamente con una estética igualmente cautivante. Jaeger-LeCoultre eligió la hiedra, un motivo ya presente en las creaciones de la Grande Maison, para dejar expresar el talento de sus maestros artesanos. Para encarnar esta vigorosa liana, símbolo de fidelidad y de profundidad de los sentimientos, Jaeger-LeCoultre imaginó unas hojas estilizadas entrelazadas que se apoderan de los dígitos replanteados de manera orgánica. Ellas manifiestan su apego por los oficios que los artesanos de la Grande Maison practican con pasión, como la visión de la mujer, libre y voluntaria, que la Manufactura del Valle de Joux cultiva con pasión.

Rendez-Vous Ivy Minute Repeater
Características técnicas

Movimiento:

• Automático, calibre 942A Jaeger-LeCoultre

• 28.800 alternancias por hora

• 43 horas de reserva de marcha

Funciones:

• Horas, minutos, repetición de minutos

Esfera:

• Esfera de oro blanco, guilloché sol, esmalte azul y engaste nieve sobre las hojas de hiedra

Agujas:

• Horas y minutos: tipo floral

Corona:

• 1 corona para el armado del reloj y la regulación de las horas y los minutos

Caja:

• ø 39 mm de oro blanco de 18 quilates

• Asas soldadas

• Acabado pulido

• 548 diamantes (2,3 quilates)

• Cristal de zafiro

• Hermeticidad: 3 bar

Brazalete y hebilla:

• Pulsera de satén y hebilla desplegable

Referencia:

Q35034E1 RENDEZ-VOUS IVY MINUTE REPEATER (Ø39)