El 27 de octubre de 1815, Abraham-Louis Breguet fue nombrado relojero de la Marina Real por el rey de Francia Luis XVIII. Este título no era solo un símbolo de reconocimiento y de prestigio, sino también una función auténtica y fundamental para el país. Asimismo, en aquella época, los cronómetros de la marina tenían una importancia capital para las flotas, puesto que permitían calcular la posición de las naves. Por consiguiente, debían ser precisos y resistir a los constantes movimientos de los barcos. Comprometido con su trabajo, Breguet diseñó numerosos cronómetros de marina excepcionales para la época, presentados en una caja especial hecha de madera de caoba o de nogal. Gracias a un sistema de suspensión Cardán, el cronómetro podía mantener una posición estable en cualquier circunstancia. La colección Marine rinde homenaje a este momento de la historia de la Casa y satisface las exigencias de la clientela actual. Con aspecto deportivo y robusto, los relojes Marine ofrecen un diseño contemporáneo, aunque conservan algunos códigos estéticos propios de la marca.

Con motivo del bicentenario de la nominación de Breguet como relojero de la Marina Real, la Manufactura ha diseñado un cronógrafo exclusivo, el modelo Marine Chronographe “200 ans de Marine”. Limitado a 200 unidades, este reloj aloja un movimiento mecánico de carga automática y destaca por su caja de platino. Su masa oscilante de oro con decoración “guilloché” realizada a mano tiene la particularidad de ser bicolor negro y rodiado La esfera negra mate de oro indica las horas y los minutos, así como las agujas de los segundos y de los minutos del cronógrafo en el centro. Esta edición limitada está además provista con dos contadores: uno a las 9h para el pequeño segundero, el otro a las 6h para el cómputo de las horas del cronógrafo. Una ventanilla para la fecha situada también a las 6h completa el conjunto de informaciones. Tiene un diámetro de 42 mm y se entrega con una pulsera de caucho negro.