La colección de finas piezas de relojería, joyería y escritura diseñadas para la mujer bohemia contemporánea se presentó en un entorno mágico en el corazón del Jardín de las Tullerías.

El pasado 9 de julio, sólo por una noche, Montblanc transformó la Orangerie, situada en el corazón del famoso Jardín de las Tullerías de Paris, en un mágico y cautivador Jardín Lunar Bohème. Bajo las estrellas, invitados VIP -incluyendo a los embajadores de la firma, Charlotte Casiraghi y Gwei Lun Mei- se unieron a la Maison en un viaje inolvidable donde descubrieron las elegantes y femeninas piezas de relojería y joyería de Bohème Moongarden. Evocando el romanticismo cautivador de la luna, la nueva colección es una poética y seductora extensión de la línea Bohème lanzada en 2014, que proporciona a la mujer bohemia contemporánea nuevas formas de expresar su feminidad, sofisticación y su pasión por la alta relojería.

Invitados de la talla de Clotilde Coureau , Chiara Ferragni , Hande Kodja, Virginie Ledoyen, Pierre Niney, Alice Taglioni, Melanie Thierry, Mona Walravens, Anna Yao, Ke Zhao y Macarena Gómez –invitada especial y amiga de la marca en España- se adentraron en este prestigioso espacio en el corazón del famoso jardín parisino para descubrir el fantástico ambiente, diseñado para capturar el sentido único del estilo y el espíritu incontrolable de la mujer bohemia contemporánea. Debido a que ella siempre busca experiencias enriquecedoras y nuevos descubrimientos llenos de inspiración e intensa emoción, una exposición sensorial en el interior del propio reloj Bohème Moongarden revela los secretos de las doce fases de la luna que inspiraron la colección. Cada una de las piezas se expuso en el interior de las fascinantes instalaciones geométricas que formaron este paisaje lunar imaginario.

Bajo una primera estructura en forma de cúpula en tonos grises y plateados y con varios espejos que reflejaban los detalles y acabados de la colección -incluyendo la distintiva esfera blanca plateada ‘guilloché’ del reloj y el bisel engastado con relucientes diamantes-, los invitados descubrieron el nuevo modelo Day & Night. Definido por su romántica pequeña complicación, el reloj presenta una indicación que muestra al que lo porta en qué momento del día o de la noche se encuentra. Una segunda cúpula ‘lunar’ decorada con muchos colores descubría los relojes Moongarden, una nueva complicación exclusiva de desarrollo propio que muestra el nombre de la luna llena de cada mes en lugar del nombre tradicional del mes. En el interior del jardín, la artesanía Montblanc se presentó a los invitados con un guiño exclusivo al savoir-faire de la más alta relojería y joyería que define la nueva colección: una demostración en vivo de los artesanos pintando el visor del reloj y realizando el ajuste de diamantes en el bisel y el montaje de las piezas de joyería fina. Por otra parte, Montblanc también llevó la magia de la luna a la hora del cóctel, con lecturas realizadas por un astrólogo y lunas personalizadas creadas por el calígrafo Nicolas Ourchenir.

Los femeninos salones bohemios con sus frescas telas de lino, sus selectos muebles, románticos toques de color y accesorios auténticos crearon un acogedor ambiente que reflejaba el espacio personal imaginado por la mujer bohemia, donde los invitados disfrutaron. Inspiradas en la belleza de la luna, las piezas de joyería Bohème Moongarden -que fusionan elegantemente la plata rodiada con la iridiscencia de las perlas de Akoya- fueron exhibidas en diferentes áreas alrededor de la cúpula reflejando el cálido resplandor de la luna de verano en el cielo.

Tras el cóctel de recepción y la exhibición, los invitados entraron en un magnífico comedor para degustar, a la luz de la luna, una cena de alta gastronomía cuya temática giraba en torno a las cuatro estaciones. Cientos de luces, candelabros y velas iluminaban cuatro grandes mesas dispuestas en el césped de los jardines, con elaborados arreglos florales que capturaban la esencia de las cuatro estaciones influenciadas por cada luna llena. Arriba, el cielo estaba iluminado con las estrellas y la luna. El CEO de Montblanc, Jérôme Lambert, presentó un avance exclusivo de la nueva campaña Bohème destacando a la embajadora de la firma, Charlotte Casiraghi. Cuando la noche llegó a su fin, los invitados disfrutaron de un paseo nocturno bajo las estrellas por los vacíos Jardines de las Tullerías.

Monblanc Bohème Moongarden y Montblanc Bohème Day & Night expresan feminidad, elegancia y sofisticación a través de las grandes complicaciones de alta relojería, así como en las piezas de joyería e instrumentos de escritura que reflejan el estilo único independiente de la mujer bohemia con autenticidad, imaginación y sencilla elegancia.