Seleccionar página

A.-L. Breguet no dejó de demostrar durante toda su carrera su excepcional destreza para medir el tiempo. Su entrega y sus innovadoras contribuciones le otorgaron reconocimiento y honores. Dotándole de una buena reputación en toda Europa y encontrando en Luis XVIII, rey de Francia, un ferviente admirador, que en 1814 le nombró miembro del Comité de Longitud de París. Este organismo, creado por la Convención Nacional en 1795, nació con la vocación de perfeccionar las diversas ramas de la astronomía así como sus aplicaciones en la geografía, la navegación y la física del globo. Entre sus méritos destaca la publicación anual de documentos de referencia, como las efemérides astronómicas.

Esta prestigiosa institución se componía de unos veinte miembros entre los cuales figuraban topógrafos, astrónomos, navegantes y demás artífices de campos relacionados. Siendo Breguet el único representante de su profesión, tan útil para físicos y navegantes, lo que le convirtió en el relojero de referencia, especialmente para el cálculo de las longitudes en el mar.

Aparte de esta distinción, en virtud de la ordenanza de 27 de octubre de 1815, Luis XVIII concedió a A.-L- Breguet el título oficial de Relojero de la Marina Real, el título más prestigioso al que un relojero podía aspirar dadas las implicaciones científicas que entraña el concepto de relojería de marina. Con dicho título también ejercía una función primordial para el país. En aquella época, los cronómetros de marina eran de vital importancia para las flotas, ya que les permitía calcular la posición de los navíos.

Siguiendo la estela de este legado único, la Casa Breguet presenta el modelo Marine Équation Marchante 5887. Esta Gran Complicación marca el inicio de una nueva era en la línea contemporánea Marine.

La ecuación del tiempo es una de las complicaciones relojeras más inusuales y fascinantes. Permite indicar la diferencia entre el tiempo solar medio (horas y minutos civiles) y el tiempo solar verdadero (horas y minutos solares).

Desde la Antigüedad, el sol ha constituido la base para medir el tiempo. Sin embargo, el movimiento aparente del sol (el verdadero tiempo solar que se medía con los relojes de sol) no es regular. Con la mejora de la precisión relojera, los relojes se convirtieron en la base del tiempo y el tiempo solar verdadero fue remplazado por el tiempo solar medio, en el que todos los días tienen la misma duración de 24 horas.

El tiempo solar medio puede variar con respecto al tiempo solar verdadero, y dicha variación oscila entre menos de 16 minutos y más de 14 minutos. Solo durante cuatro días al año, ambos tiempos son equivalentes. Las diferentes posiciones del sol en el cielo se reproducen de manera idéntica en las mismas fechas, y los relojeros pueden «programarlas» con la ayuda de una leva especial. Con su forma en 8, esta leva permite reproducir mecánicamente el analema, la curva que traza el sol en el cielo. Su ejecución ha de ser extremadamente precisa. La leva se acopla a un sensor que desplaza una palanca de ecuación y que permite señalar la diferencia entre la hora civil y la hora solar (que puede oscilar entre menos de 16 minutos y más de 14 minutos). Esta indicación se suele disponer en una sección o esfera suplementaria. Así pues, para conocer la hora solar verdadera, le corresponde al usuario hacer el cálculo mentalmente, bien sumando o bien restando a la hora media la diferencia señalada.

El nuevo Marine Équation Marchante de Breguet mejora esta lectura ya que indica simultáneamente la hora civil y la hora verdadera con la ayuda de dos minuteros diferentes. La aguja solar activa, decorada con un sol dorado facetado, muestra la lectura directa de los minutos del tiempo solar: un mecanismo cómodo y que permite ganar tiempo. Esta «simple» indicación requiere de una elaboración compleja que muy pocos relojeros son capaces de acometer.

Efectivamente, la aguja de los minutos solares debe cumplir dos condiciones: debe avanzar sobre la esfera al igual que lo hace la aguja convencional de minutos civiles y, al mismo tiempo, debe diferir cada día con respecto a ésta conforme al analema, con el fin de poder indicar la ecuación del tiempo. Breguet ha logrado obtener este resultado dotando a su aguja solar activa de un engranaje diferencial que se acciona mediante dos fuentes de rotación completamente independientes entre sí; la rotación de los minutos civiles y la que se activa mediante una palanca conectada a la leva de la ecuación, la cual completa una vuelta a lo largo de un año. Breguet ha desarrollado una leva de ecuación extremadamente refinada que se sostiene mediante un disco de zafiro transparente que, a su vez, permite corregir la ecuación del tiempo al mes.

Una Gran Complicación a la que además se añade otra: un calendario perpetuo, con dos ventanillas, una situada entre las 10 h y las 11 h y la otra entre la 1 h y las 2 h, que muestran respectivamente los días de la semana, así como los meses y el año bisiesto. El calendario se sitúa dentro del disco horario y se puede leer con la ayuda de una aguja retrógrada acabada en áncora y que recorre un arco de 9 h a 3 h. La distribución del conjunto de lecturas sobre la esfera ha sido cuidadosamente diseñada para que éstas sean simples e intuitivas a la vez que se preserva una estética inmejorable.

Equipado con el calibre automático 581DR, el nuevo Marine Équation Marchante de Breguet alberga una tercera complicación, y no precisamente de las más pequeñas: está dotado de un tourbillon de 60 segundos cuya caja de titanio contiene un volante Breguet con espiral de silicio. Este atributo innovador permite al volante alcanzar una frecuencia de 4 Hz a la vez que conserva una reserva de marcha particularmente cómoda en una pieza automática. Visible mediante una ventanilla situada entre las 7 h y las 9 h, dispone de una autonomía de 80 horas.

El ingenio de esta espectacular pieza se exalta con el preciado savoir-faire de los artesanos de la Casa Breguet. Así en la cara frontal, la esfera presenta dos tipos de decoración guilloché, de los cuales el motivo de olas ha sido especialmente diseñado para esta creación, mientras que la mención «Marine royale» ha sido grabada sobre la barrita del tourbillon. En la cara posterior del reloj, los puentes, visibles bajo el fondo de zafiro, han sido delicadamente cincelados para representar hasta el más mínimo detalle el «Royal Louis», el buque de primer rango de la Marina real francesa. En cuanto al barrilete, está decorado con una rosa de los vientos, en alusión a la navegación astronómica. Gracias a que la masa oscilante ha sido sabiamente ubicada en la periferia del calibre, el movimiento automático así decorado despliega todo su esplendor.

El nuevo reloj Marine Équation Marchante de Breguet, enarbola nuevos códigos estéticos que le confieren un aire moderno y dinámico: las asas centrales combinan superficies pulidas y satinadas, las acanaladuras están más abiertas con los flancos visibles, una corona rematada con una «B» pulida sobre fondo arenado, y decorada con olas biseladas y satinadas. Esta Gran Complicación se presenta en una caja de 43,9 mm de diámetro en oro rosa o en platino. El modelo en oro rosa lleva una esfera plateada y un movimiento antracita, mientras que la esfera del modelo en platino es azul y con movimiento rodiado.

ESPECIFICACIONES DEL BREGUET MARINE ÉQUATION MARCHANTE 5887 REF. 5887PT/Y2/9WV

Caja de platino 950 con el canto acanalado. Fondo de zafiro. Diámetro 43,9 mm. Hermético hasta 10 bar (100 m).

Esfera azul de oro, con decoración guilloché realizada a mano. Individualmente numerada y firmada Breguet. Disco horario con números romanos e índices luminiscentes. Agujas Breguet de pomme en oro 18 quilates facetadas, con material luminiscente. Agujas de los minutos solares con sol dorado facetado. Ventanilla de los días entre las 10 h y las 11 h. Ventanilla de los meses y de los años entre la 1 h y las 2 h. Calendario retrogrado siguiendo un arco desde la 9 h hasta la 3 h. Indicación de la reserva de marcha en una ventanilla entre las 7 h y las 9 h.

Movimiento mecánico de carga automática con ecuación del tiempo marchante, calendario perpetuo, tourbillon y reserva de marcha de 80 horas, cal. 581DPE. Numerado y firmado Breguet. Segundero pequeño y leva de ecuación sobre el eje del tourbillon. 163⁄4 líneas. 57 rubíes. Rueda de escape de silicio y áncora de lado invertida con asas en silicio. Espiral de silicio. Frecuencia 4 Hz. Ajustado en 6 posiciones.

Correa de piel de aligátor con hebilla desplegable de oro.

Disponible también en oro rosa de 18 quilates, con esfera de oro plateada y movimiento antracita:

Referencia 5887BR/12/9WV