BREGUET CLASSIQUE 9068 EN NÁCAR. ELEGANCIA BREGUET

BREGUET CLASSIQUE 9068 EN NÁCAR. ELEGANCIA BREGUET

Breguet Classique 9068BR52976DD00_PR

Nácar iridiscente sobre líneas puras: el nuevo reloj Classique 9068 encarna el estilo Breguet, en una interpretación dedicada a las mujeres.

En el Classique 9068, presentado por primera vez con una esfera de nácar natural, destacan los “códigos” del arte relojero de Breguet. Abraham-Louis Breguet se estableció en París en1775. En contraste con el estilo barroco entonces en boga, la sobriedad de sus creaciones sorprendió y gustó. Su estilo neoclásico, sostenido por la fiabilidad mecánica, sedujo a prestigiosas clientas, entre ellas la reina María Antonieta, más tarde las emperatrices Josefina y María Luisa, luego la duquesa de Wellington… En esta misma búsqueda de simplicidad, la esfera del nuevo Classique está animada con nácar blanco sobre una fina caja de oro rosa o blanco. Para ofrecer un mayor destello, 88 diamantes de talla brillante iluminan el oro del bisel y las asas del brazalete. El modelo palpita al ritmo de un calibre de manufactura automático dotado de funciones esenciales: segundero grande en el centro y ventanilla de fecha a las 3 h.

El nacimiento de un estilo en París

Abraham-Louis Breguet, a la sazón un joven relojero llegado de Suiza, estableció su domicilio en París, en el Quai de l’Horloge, en 1775. Esta ubicación, cercana al barrio de los orfebres, de los fabricantes de esferas, agujas y cajas, resultó ideal para ejercer su actividad. En París, la Ciudad de la Luz, su talento se expresó plenamente. Aún hoy, muchos lugares atestiguan su presencia y la de sus descendientes. Una calle con su nombre rinde también homenaje a su talento relojero y su apellido figura entre otros célebres en la Torre Eiffel. El Museo Breguet de la plaza Vendôme, el Museo des Arts et des Métiers, el Museo des Arts Décoratifs y el Louvre exponen numerosas creaciones de A.-L. Breguet.

Firmado por Breguet

En el Louvre se puede admirar el n° 3023, un pequeño reloj con repetición de cuartos vendido a la duquesa de Wellington en 1817. Dos siglos más tarde de su creación, los mismos “códigos” inspiran la línea Classique. Un ejemplo: las características agujas esbeltas y elegantes à pomme évidée, que Abraham-Louis Breguet diseñó en 1783 para mejorar la legibilidad, se encuentran en la esfera del Breguet Classique 9068, azuladas o en oro rosa, según la versión. También para facilitar la lectura Breguet eligió los índices romanos. Un ribete realizado en guilloché, una especialidad de la Maison, destaca sutilmente la vuelta de las horas. Por último, la firma Breguet y el número individual del reloj aparecen sobre la esfera. Si la propietaria lo desea, la Maison puede inscribir su nombre en los archivos que conserva desde finales del siglo XVIII.

Un calibre perpetuo

Un movimiento mecánico de carga automática, el 591A, anima el Classique 9068. Este calibre, capaz de darse cuerda gracias a los movimientos de la muñeca, se inscribe en el linaje de los Perpétuelles creados por A.-L. Breguet. En aquella época, varios relojeros estudiaron la cuestión de la carga automática. Breguet fue, sin embargo, el primero en encontrar una solución técnica fiable gracias a la puesta a punto de la masa oscilante. El fondo de cristal de zafiro del nuevo modelo desvela este ingenioso componente, en oro rosa o blanco, según las versiones, y delicadamente decorado a mano con guilloché. El calibre está finamente terminado gracias al talento de los artesanos de la Manufactura, expertos en achaflanado, perlado y Côtes de Genève.

El movimiento se aloja en una fina caja con bordes acanalados, siguiendo también los “códigos” Breguet. Para una mejor manipulación, la corona, dotada de un cabujón de zafiro azul o de un rubí, también presenta acanaladuras. Las ataduras, soldadas para mayor solidez y torneadas para un mayor confort de uso, sujetan la pulsera de piel.

Con una elegante simplicidad, el Classique 9068 encarna el estilo de Breguet. Una firma inimitable, como reveló Henry Murger en sus Escenas de la vida bohemia (1848).

“Rodolphe encontró a la señorita Laure en el lugar y a la hora de la cita. –Espléndido- dijo-. En cuestión de puntualidad es una mujer Breguet”.

DESCRIPCIÓN DEL BREGUET CLASSIQUE 9068 REF. 9068BB/52/976 DD00

Caja de oro blanco de 18 quilates con carrura finamente acanalada. Bisel y asas engastadas con 88 diamantes de talla brillante (aprox. 0,606 ct). Corona engastada con un zafiro azul. Fondo de cristal de zafiro. Diámetro: 33,50 mm. Grosor: 7,55 mm. Asas soldadas, pasadores atornillados. Hermético hasta 3 bar (30 m).

Esfera de nácar blanco. Numerada individualmente y con la firma BREGUET. Vuelta de las horas con números romanos. Segundero central y fecha a las 3 h. Contorno de la ventanilla de la fecha en oro blanco. Agujas BREGUET à pomme évidée en acero azulado.

Movimiento mecánico de carga automática. Numerado y con la firma BREGUET. Calibre 591A. 11 1⁄2 líneas. 25 rubíes. Reserva de marcha de 38 horas. 187 componentes. Escape de áncora suizo en línea de silicio. Espiral de silicio. Frecuencia: 4 Hz. Regulación efectuada en 6 posiciones.

Correa de piel de aligátor con efecto de satén de color azul noche con hebilla de hebijón de oro blanco.

DESCRIPCIÓN DEL BREGUET CLASSIQUE 9068 REF. 9068BR/52/976 DD00

Caja de oro rosa de 18 quilates con carrura finamente acanalada. Bisel y asas engastadas con 88 diamantes de talla brillante (aprox. 0,606 ct). Corona engastada con un rubí. Fondo de cristal de zafiro. Diámetro: 33,50 mm. Grosor: 7,55 mm. Asas soldadas, pasadores atornillados. Hermético hasta 3 bar (30 m).

Esfera de nácar blanco. Numerada individualmente y con la firma BREGUET. Vuelta de las horas con números romanos. Segundero central y fecha a las 3 h. Contorno de la ventanilla de la fecha en oro rosa. Agujas BREGUET à pomme évidée de oro rosa.

Movimiento mecánico de carga automática. Numerado y con la firma BREGUET. Calibre 591A. 11 1⁄2 líneas. 25 rubíes. Reserva de marcha de 38 horas. 187 componentes. Escape de áncora suizo en línea de silicio. Espiral de silicio. Frecuencia 4 Hz. Regulación efectuada en 6 posiciones.

Correa de piel de aligátor con efecto de satén de color topo con hebilla de hebijón de oro rosa.

Breguet Classique Guillochage Classique 9068 rotor Breguet Classique Guillochage Classique 9068 dial

BREGUET CLASSIQUE TOURBILLON EXTRA-PLAT SQUELETTE 5395

BREGUET CLASSIQUE TOURBILLON EXTRA-PLAT SQUELETTE 5395

Breguet Classique Grandes Complications 5395BR1S9WU_PR_Speciale

Para su nuevo Classique Tourbillon Extra-Plat Squelette 5395, Breguet ha elegido esqueletizar su movimiento tourbillon extraplano de 3 mm de grosor. Una hazaña tanto técnica como artística que rinde tributo a los oficios artesanales y en la que el relojero ocupa un lugar de honor.

Existen objetos cuyas cualidades intrínsecas suscitan fascinación. Sin lugar a dudas, el nuevo Breguet Classique Tourbillon Extra-Plat Squelette 5395 es uno de ellos. La finura extrema de su Calibre 581 había impulsado a la Manufactura, en realizaciones anteriores, a realizar proezas técnicas muy audaces. La concepción del tourbillon en particular fue replanteada para dar vida a una arquitectura única. Hoy, la Maison eleva aún más el listón al retirar cerca del 50% del material de este movimiento, ahora inamovible. Así esqueletizado, este calibre de oro de 18 quilates juega literalmente con los límites de la física y nos recuerda que, en Breguet, los relojeros practican un verdadero oficio artesanal, pues han añadido el grabado, el guilloché y el achaflanado para alcanzar un resultado extraordinario.

Un movimiento extraplano

El Calibre 581 extraplano es una obra maestra de la Alta Relojería. Con sus 3 mm de grosor, es uno de los más finos movimientos de tourbillon de carga automática del mundo. Una hazaña técnica que necesitó una serie de ajustes, la mayoría complejos. La masa oscilante se desplazó a la periferia de la platina, una opción que permite reducir el grosor conservando una visión abierta sobre la mecánica del reloj. Por su parte, el tourbillon se ha beneficiado de un replanteamiento completo: la jaula de titanio engrana directamente con el tren de ruedas, y no por medio de un piñón colocado en su base; además, el escape de silicio adopta una construcción acodada específica que permite ahorrar un espacio importante. Una estructura muy singular que solo Breguet produce en serie.

Ligereza y transparencia

Muy ligero –el conjunto de la jaula solo pesa 0,290 gramos–, dotado de una reserva de marcha excepcional de 80 horas gracias a un barrilete de “alta energía” que palpita a 4 Hz –una frecuencia particularmente elevada para un tourbillon–, este Calibre 581 ya ha equipado las referencias 5377 y 5367. Por primera vez se presenta hoy íntegramente esqueletizado para ofrecer una interpretación contemporánea de esta técnica ancestral. La platina y los puentes de oro están calados, de manera que desvelan la anatomía mecánica del movimiento. La dificultad de la empresa consiste en retirar la mayor cantidad posible de materia conservando las propiedades técnicas de los distintos componentes. Una verdadera complicación relojera adicional, aún más arriesgada por la elección del oro. Una vez endurecida la aleación elegida, son necesarios un saber hacer y un cuidado extremadamente especializados para garantizar el exigente resultado final. Breguet es una de las últimas manufacturas que trabajan con oro en este nivel de rendimiento.

Los oficios artísticos

El movimiento destaca también por la peculiaridad de sus acabados y sus decoraciones fuera de serie, empezando por el guilloché de las pocas superficies restantes de la platina. El motivo Clavos de París está aquí realizado con diamante, un método que aporta un brillo particular a la obra pero que no tolera ninguna imprecisión. Una intervención como esta en este tipo de pieza constituye una primicia para Breguet. En cuanto a las aristas vivas, están pacientemente achaflanadas con una lima hasta obtener un bisel de 45° perfectamente liso y regular. Por otra parte, las distintas inscripciones y los bordes que rodean los orificios conllevan un importante trabajo de grabado realizado a mano

Un diseño refinado y minimalista

Esta escenografía excepcional se alberga en una caja acanalada dotada de un cristal box que se abre ampliamente sobre el movimiento. La esfera de zafiro luce índices aplicados de oro azulado. La vuelta de las horas se obtiene por crecimiento galvánico y la minutería está grabada con láser y luego rellena con barniz azul. Este diseño refinado y minimalista se completa con las tradicionales agujas pomme azules y las asas soldadas en el más puro estilo Breguet. El Classique Tourbillon Extra-Plat Squelette 5395 es hermético hasta 30 metros y está disponible con un movimiento gris en una caja de oro rosa o con un movimiento rosa en una caja de platino.

El tourbillon, obra maestra de Breguet

Es un caso único en la historia de los inventos técnicos. Más de 220 años después de su nacimiento, el tourbillon sigue suscitando una enorme fascinación y es, hoy más que nunca, una prerrogativa de la Manufactura. Adaptado a los relojes de pulsera, toma su fuerza particular e inalienable de la legitimidad histórica de Breguet, un verdadero suplemento de alma. Simple o doble, solo o asociado a grandes complicaciones, elaborado con materiales tradicionales o innovadores, el tourbillon jamás había estado tan vivo. Ni tan cerca de su inventor. Presente en casi todas las colecciones, con un peso inferior a un gramo sea cual sea su versión, recuerda el extraordinario dominio relojero de la Maison, convertida hoy en garante del mito.

Los orígenes del tourbillon

Abraham-Louis Breguet solo vendió 35 relojes con tourbillon durante su vida. Esta cifra confidencial da una idea de la extrema complejidad de este mecanismo excepcional. Si bien fue patentado en 1801, necesitó nada menos que diez años de experimentaciones e investigaciones, entre 1795 y 1805, para su desarrollo. En una época en que el reloj se llevaba a lo largo del cuerpo, en posición vertical, el Maestro intentó imaginar una forma de compensar el efecto nefasto de la atracción terrestre sobre el funcionamiento del oscilador y, en consecuencia, sobre la precisión cronométrica del movimiento. Así fue como tuvo la idea de embarcar el par volante-espiral y el escape (áncora y rueda de escape) en una jaula móvil que giraba sobre sí misma. La doble rotación de esta jaula y de sus órganos inspiró a Breguet el nombre de “tourbillon”, en su acepción olvidada de “sistema planetario en rotación en torno a un eje único”. El invento, con su ingenioso principio y su funcionamiento cautivante, jamás dejó de suscitar respeto, desde su presentación hasta nuestros días.

Breguet Classique Grandes Complications 5395PTRS9WU_PR_close up

DESCRIPCIÓN DEL BREGUET CLASSIQUE TOURBILLON EXTRA-PLAT SQUELETTE 5395 REF. 5395BR/1S/9WU

Caja de oro rosa de 18 quilates con carrura finamente acanalada y cristal box. Fondo de cristal de zafiro. Diámetro: 41 mm. Grosor: 7,70 mm. Asas soldadas, pasadores atornillados. Hermética hasta 3 bar (30 m).

Esfera en cristal de zafiro con la firma Breguet. Vuelta de las horas excéntrica con números romanos. Agujas Breguet à pomme évidée de acero azulado.

Movimiento esqueletizado mecánico de carga automática, achaflanado, grabado y guilloché a mano. Numerado y con la firma Breguet. Calibre 581SQ extraplano (3 mm). 325 componentes. 16 líneas. 33 rubíes. Masa oscilante periférica. Reserva de marcha de 80 horas. Barrilete sobre rodillo con rodamientos de esfera. Escape de áncora de canto invertido con asas de silicio. Volante Breguet. Jaula de tourbillon de titanio. Segundero pequeño sobre eje del tourbillon.

Correa de piel de aligátor con hebilla desplegable de oro.

Disponible igualmente en platino: Referencia 5395PT/RS/9WU

Breguet Classique Grandes Complications Guillochage 5395 Breguet Classique Grandes Complications Gravure 5395 Breguet Classique Grandes Complications Anglage 5395 8 Breguet Classique Grandes Complications Anglage 5395 6 Breguet Classique Grandes Complications Anglage 5395 4 Breguet Classique Grandes Complications Anglage 5395 2

Blancpain Air Command: el renacer de una leyenda

Blancpain Air Command: el renacer de una leyenda

Blancpain Air Command AC01_1130_63A_PR_front

Blancpain – Especialidades Novedad 2019 Ref. AC01-1130-63A

El cronógrafo Blancpain Air Command pertenece a ese reducido círculo de relojes míticos que los coleccionistas atesoran por su carácter único. Su creación es un misterio del cual se cuentan varias versiones. Sin embargo, su vocación militar es una certeza. Su estética, considerada superior a la de otros relojes de este tipo, también es unánime. Blancpain reedita hoy esta pieza legendaria en 500 ejemplares de estilo vintage. La llegada de esta gran novedad a las colecciones de la marca pone de manifiesto una faceta de su historia aún poco conocida.

A principios de los años 50, el Ministerio de Defensa francés buscaba un cronógrafo de alta precisión capaz de responder a los estándares más exigentes. El reloj elegido debía llevar una esfera negra con índices y agujas luminiscentes que facilitaran la lectura lo máximo posible. El movimiento debía estar dotado de una función flyback, así como de un pequeño segundero. Unos años después, otras potencias armadas emprendieron su búsqueda en pos de un instrumento similar. Blancpain, que ya había conquistado la Marina estadounidense con su reloj de buceo Fifty Fathoms, diseñó un cronógrafo inspirado en aquel para las fuerzas aéreas de Estados Unidos. Allen V. Tornek, importador de la marca, fue quien lo dio a conocer a los pilotos militares estadounidenses. Prototipo tras prototipo, Blancpain habría creado una docena de relojes para Tornek, con una producción total de cronógrafos Air Command posiblemente muy limitada.

Famoso por ser el cronógrafo militar más deseado de finales de los años 50, el modelo Blancpain Air Command asiste ahora a su renacer. La edición 2019 es singularmente fiel al original en cuanto al estilo. En la línea de su ancestro, que estaba destinado a los pilotos de los aviones más modernos, posee un bisel giratorio de cuenta atrás dentado que, al ajustarlo antes del vuelo, permite leer de forma instantánea la hora exacta a la que se agotará la reserva de combustible. La escala temporal del bisel, así como los índices de la esfera y las agujas son de Super-LumiNova® «radio viejo», que sustituyen a las indicaciones anaranjadas del cronógrafo original. A las 3 h figura un totalizador de 30 minutos y, a las 9 h, un contador de 12 horas. Una escala taquimétrica, periférica al disco horario, indica las velocidades sobre la base de una distancia de 1.000 metros.

Con el fin de hacer más legible la información y de realzar el carácter majestuoso de este reloj de coleccionista, Blancpain ha mejorado la abertura de la esfera con respecto al modelo original. El nuevo Air Command protege su carátula con una glassbox, un elemento estético característico de los relojes de la época. Hecha de zafiro, se encuentra, asimismo –y por primera vez en Blancpain– al dorso de la pieza. La caja de acero de 42,5 mm de diámetro permite admirar un movimiento acaracolado, del cual destaca por contraste una masa oscilante de oro rojo en forma de hélice.

Un reloj legendario merece un calibre de prestigio. El nuevo Blancpain Air Command está animado por el movimiento F388B, cuya alta frecuencia de 5 Hz se adapta perfectamente a sus funciones, ya que permite divisar cada segundo en intervalos de una décima. Esta elevada frecuencia garantiza una mayor precisión, sobre todo a la hora de cronometrar cualquier evento. El movimiento F388B presenta otra ventaja, un embrague vertical que permite a la aguja segundera del cronógrafo arrancar sin brusquedad, así como funciones de parada e inicio suaves y óptimas. Posee un sistema de rueda de pilares, que sigue siendo inherente a los cronógrafos de alta gama, en particular por la sensación de suavidad que infunde al iniciar o terminar una medida y al volver a poner las agujas a cero. Su función flyback permite una puesta a cero y reinicio instantáneos.

Combinando un estilo totalmente vintage con los últimos avances técnicos de Blancpain, el nuevo cronógrafo Air Command de edición limitada de 500 ejemplares hace una aparición estelar en el universo contemporáneo de la marca. Este modelo exclusivo, montado en correa de cuero de becerro patinada, reaviva la historia que vincula a la Manufactura de Le Brassus con la aviación militar de los años 50.

Datos técnicos del Blancpain Air Command AC01-1130-63A

Blancpain Air Command AC01_1130_63A_PR_back

El icono de la colección Fifty Fathoms de Blancpain disponible en una nueva versión de titanio

El icono de la colección Fifty Fathoms de Blancpain disponible en una nueva versión de titanio

Blancpain Fifty Fathoms Automatique 5015-12B30-B52A_PR_HD

Blancpain – Colección Fifty Fathoms 2019 Ref. 5015-12B30-B52A / 5015-12B30-NABA

El Fifty Fathoms, primer reloj de buceo moderno, enseguida sedujo a los buceadores profesionales y posteriormente a los aficionados desde su comercialización en 1953 y se convirtió en el arquetipo de reloj de esta categoría. Los atributos técnicos y estéticos que lo han caracterizado desde el principio, rediseñados y completados en los 2000 con un calendario y aún de plena actualidad transcurridos más de 60 años, ahora se presentan en una caja de titanio.

Tras su lanzamiento en los años 50, el primer Fifty Fathoms enseguida destacó por sus funcionalidades prácticas, pensadas y diseñadas enteramente para el buceo profesional. Entre los criterios que le confirieron su renombre figuran sus grandes indicadores y sus agujas luminiscentes, que contrastan con el negro de la esfera y del bisel giratorio unidireccional, así como la caja de acero dotada de una caja interna de hierro dulce destinada a proteger el movimiento del magnetismo.

Esta leyenda de la relojería se modernizó y equipó en 2007 con un calendario (situado entre las 4 y las 5 h), sin que ello afectara a su inconfundible ADN. Ahora, Blancpain ofrece una nueva versión de su modelo Fifty Fathoms Automatique, que marida sus tonalidades de ébano con una caja de titanio satinado.

Famoso por su robustez y por su gran resistencia a los golpes y la corrosión, el titanio destaca también por su baja densidad, lo que le convierte en un material especialmente ligero. Una cualidad que lo distingue del acero y que ha permitido a Blancpain crear una pieza de amplio diámetro, con todas las garantías técnicas que se esperan de un instrumento de buceo, sin que la muñeca se resienta. Esta ventaja agradará a los buceadores, sobre todo en inmersiones que requieran de un equipamiento deportivo de primera, así como a todos aquellos que deseen llevar a diario un reloj de proporciones generosas y a la vez ligero.

Con un diámetro de 45 mm y hermético hasta 300 metros, el nuevo Fifty Fathoms Automatique de titanio está dotado de un bisel giratorio unidireccional con contorno dentado y un cristal a prueba de arañazos de zafiro negro abombado. Para una mayor legibilidad en cualquier circunstancia, sus marcas de referencia, indicadores de la esfera y las agujas están cubiertos de Super-LumiNova®. Este revestimiento produce el contraste ideal con la cara negra y reluciente del reloj. Al dorso, el movimiento es visible tras un fondo de cristal de zafiro. Se trata del famoso 1315 de Blancpain, que se caracteriza por una reserva de marcha óptima de 5 días, lo cual es posible gracias al uso de 3 barriletes dispuestos en serie y provistos de muelles de alto rendimiento. Posee un espiral de silicio que lo protege de los efectos negativos del magnetismo sin necesidad de aislarlo en una caja interna metálica. Sus minuciosos acabados, realizados de acuerdo con la más pura tradición relojera, lo convierten en un movimiento tan fiable como bello: con rasgos alargados, achaflanado, perlado y con pulido circular, todas estas técnicas hacen de este nuevo Fifty Fathoms Automatique un modelo aún más exclusivo.

Datos técnicos Blancpain Fifty Fathoms de titanio 5015-12B30-B52A / 5015-12B30-NABA

Blancpain Fifty Fathoms Automatique 5015-12B30-B52A_PR_back_HD

Un Fifty Fathoms en homenaje a los Nadadores de combate franceses

Un Fifty Fathoms en homenaje a los Nadadores de combate franceses

Blancpain – Colección Fifty Fathoms 2019 Ref. 5015E-1130-B52A

Pionera en el desarrollo de relojes de buceo militares y civiles, Blancpain rinde homenaje a la colaboración original que emprendió con los fundadores de la unidad de Nadadores de combate francés. Inspirada por este legado, la Manufactura desvela un Fifty Fathoms de edición limitada de 300 ejemplares, estampadas con los símbolos que representan a los buceadores militares franceses.

A su llegada al frente de Blancpain en 1950, Jean-Jacques Fiechter, un buzo emérito, comenzó a trabajar en un instrumento capaz de medir el tiempo de forma fiable y que fuera robusto para que le acompañara en sus aventuras submarinas. Fue todo un desafío, pues en aquella época aún no existía ningún precedente relojero del que pudieran partir. Guiándose por sus propias experiencias, definió y desarrolló las especificaciones fundamentales que debía tener un reloj realmente especializado para el buceo : agujas e índices luminiscentes que contrastaran con una esfera oscura, un bisel giratorio protegido, un movimiento automático, una perfecta estanqueidad y una caja antimagnética.

Al mismo tiempo, en 1952, el capitán Robert «Bob» Maloubier y el teniente de navío Claude Riffaud, fundadores del cuerpo de «Nadadores de combate» de las fuerzas militares francesas, emprendieron la búsqueda de un reloj adecuado para sus expediciones subacuáticas. Los dos oficiales idearon un reloj que se acabaría convirtiendo en un elemento indispensable del equipo de sus buzos. Conjuntamente, crearon una lista que enumerara los criterios específicos que debía cumplir el instrumento en cuestión. Las primeras pruebas con relojes «herméticos» de marcas francesas no resultaron concluyentes. Los relojes eran demasiado pequeños, las esferas ilegibles y las cajas no eran herméticas. Fue entonces cuando se enteraron de que el director de una casa relojera suiza estaba probando un nuevo modelo de reloj durante sus inmersiones en el sur de Francia. Así, se pusieron en contacto con Jean-Jacques Fiechter.

En 1953, Blancpain pudo entregar a los franceses un instrumento que cumplía todos los requisitos de su lista, tal y como pudieron comprobar. El reloj superó de manera sobresaliente todas las pruebas y se convirtió en uno de los componentes esenciales del equipo de nadadores de combate del ejército francés. Más tarde lo adoptaron también fuerzas navales de otros países. Blancpain había creado un reloj único : el Fifty Fathoms.

En homenaje a su estrecha colaboración con los fundadores de la unidad de los Nadadores de combate franceses, Blancpain ha querido desvelar una edición especial de su reloj de buceo Fifty Fathoms. El Ejército francés, en apoyo a esta iniciativa, ha autorizado a la Manufactura a marcar el fondo de su nuevo modelo con la insignia de los Nadadores de combate : un ancla central, dedicada a los marinos, rodeada por dos caballitos de mar alados que representan a la vez el universo submarino y a los paracaidistas. En la cara frontal del reloj figura discretamente un segundo emblema : el número 7. Dado el riesgo de que el oxígeno se vuelva tóxico bajo una presión parcial de 1,7 bar, la profundidad máxima a la que pueden descender los buceadores militares con oxígeno puro es de 7 metros, por lo que se ha convertido en la cifra fetiche de este ámbito.

Fiel a la reputación de su ancestro, la edición especial «Nageurs de combat» garantiza su robustez y fiabilidad gracias al movimiento automático 1315. Dotado de un calendario visible a través de una ventanilla, posee un espiral de silicio que sirve de escudo antimagnético. Tres barriletes dispuestos en serie permiten una reserva de marcha de cinco días. La caja, de acero satinado y de 45 mm de diámetro, es hermética hasta 30 bar (aproximadamente 300 metros).

Al igual que en el modelo original, las agujas e índices del reloj «Nageurs de combat» son luminiscentes y contrastan con la esfera negra mate. Sus formas geométricas evocan la generación de relojes de buceo militares de Blancpain de los años 50. Otra de sus sutilezas es que las agujas están pintadas de blanco, como las de los relojes de la época. Con ese mismo espíritu vintage, la tradicional referencia triangular que presentaban los primeros Fifty Fathoms recupera su lugar a las 12 h. En el bisel giratorio unidireccional negro, destaca una escala temporal luminiscente protegida por una inserción curvada de zafiro sumamente resistente a los golpes y arañazos.

El reloj Fifty Fathoms «Nageurs de combat» de edición limitada es el capítulo más reciente de la larga historia que une a Blancpain con los océanos. Se incluye en la colección de la marca para rendir todo un homenaje a los buceadores militares que contribuyeron al nacimiento de un icono de la relojería.

Datos técnicos Blancpain fifty fathoms Nageurs de combat edición limitada 5015E-1130-B52A

De regreso a finales de los 60 con el modelo Fifty Fathoms Barakuda de edición limitada

De regreso a finales de los 60 con el modelo Fifty Fathoms Barakuda de edición limitada

Blancpain Fifty Fathoms Barakuda 5008B_1130_BARAKUDA_PR_front

Blancpain – Colección Fifty Fathoms 2019 Ref. 5008B-1130-B52A

Blancpain rediseña uno de sus relojes de buceo de finales de los 60 : el Barakuda. Limitada a 500 ejemplares, la edición 2019 conserva los rasgos de la versión de la época, a la vez que aprovecha las innovaciones técnicas, fruto de la dilatada experiencia de Blancpain en el ámbito del submarinismo.

Cuando fue lanzado en 1953, el Fifty Fathoms fue el único reloj de buceo a la altura de las exigencias de los buceadores especializados. Los «hombres rana» de los mayores cuerpos de marina del mundo lo incorporaron rápidamente como elemento fundamental de sus equipos. Los franceses fueron los primeros en aprovisionarse de los modelos Fifty Fathoms para sus misiones subacuáticas, seguidos por otras élites militares como la Bundesmarine alemana en los años 60. Esta última adquirió sus Fifty Fathoms por medio de Barakuda, una empresa especializada en la producción y comercialización de material técnico de buceo. Pero aparte de los relojes destinados a la armada, la empresa introdujo en el mercado germánico un modelo para civiles con un estilo particular que destacaba, entre otras cosas, por el uso de índices rectangulares bicolores, las agujas fluorescentes pintadas de blanco, así como por la visualización constante de un calendario a las 3 h. Algunos de los relojes de esta serie se montaban sobre una correa de caucho estilo Tropic la cual, además de ser muy popular entre los buceadores, era famosa por su durabilidad y por lo cómoda que era al llevarla.

El nuevo Fifty Fathoms Barakuda reinterpreta fielmente los códigos estéticos de aquel reloj de finales de los 60. Su esfera negra está jalonada por grandes índices rojos y blancos recubiertos de Super- LumiNova® «radio viejo». Las agujas, asimismo luminiscentes, tienen forma de lápiz y están lacadas en blanco. La fecha, elemento esencial del reloj de la época, recupera su posición predilecta en una ventanilla destacada. A estos atributos vintage, Blancpain añade su emblemático bisel unidireccional con inserción de zafiro abombado y resistente a los arañazos, una innovación que la marca desarrolló en 2003. La caja de esta novedad, de acero satinado y hermética a 300 metros, tiene un diámetro de 40 mm, unas dimensiones reservadas solamente para los relojes Fifty Fathoms de edición limitada. Alberga el movimiento automático 1151, cuyo uso deportivo en este caso no está reñido con los acabados de alta gama. El remontaje de sus dos barriletes se efectúa por medio de un rotor abierto, haciendo así referencia a algunos relojes históricos de la colección. Hoy atípica, esta geometría servía antaño para relajar la masa oscilante con el fin de proteger al movimiento en caso de golpe.

Montado sobre una correa de caucho estilo Tropic, al igual que los ejemplares antiguos, el Fifty Fathoms Barakuda es el resultado de una combinación perfecta entre diseño vintage y tecnología punta. Los 500 relojes que componen esta edición exclusiva deleitarán, sin lugar a dudas, a buceadores expertos, coleccionistas, apasionados de la historia o, simplemente, a los amantes de bellos mecanismos.

Datos técnicos Blancpain Fifty Fathoms Barakuda edición limitada 5008B-1130-B52A

Esfera de cerámica para el Blancpain Fifty Fathoms

Esfera de cerámica para el Blancpain Fifty Fathoms

Blancpain Fifty Fathoms F5015_3603C_63B_PR_front

Blancpain – Colección Fifty Fathoms 2019 Ref. 5015-3603C-63B

Blancpain reinterpreta su Fifty Fathoms, el icónico reloj de buceo que ha inspirado al género desde su lanzamiento en 1953. La edición de 2019 mantiene su carácter deportivo, así como los atributos que caracterizan a la colección, y añade un toque de elegancia y de alta tecnología con una caja de oro rojo y esfera de cerámica.

El Fifty Fathoms es uno de los modelos imprescindibles de Blancpain. Tan arraigado está en su historia que la Manufactura lo presenta con gran orgullo esperando satisfacer hasta las más mínimas expectativas de los aficionados al buceo y demás deportes náuticos. Este año, Blancpain revela una elegante versión provista de una preciosa caja de oro rojo satinado y, por primera vez en la historia de la colección, con una esfera de cerámica azul. Con esta combinación inédita de materiales y colores, Blancpain propone un maridaje doblemente osado.

La cerámica técnica, que ya utilizó Blancpain en los biseles de sus modelos Bathyscaphe, tiene muchas ventajas. Su dureza, seis veces superior a la del acero, le confiere propiedades excepcionales tales como una resistencia y durabilidad extraordinarias. A pesar de lo complejo que resulta trabajarlo y fabricarlo, la apuesta de Blancpain por este material se debe a la profundidad cromática que le permite obtener. Así, el nuevo Fifty Fathoms Automatique presenta reflejos de cobalto que contrastan con el soleado centro de la esfera y el disco horario mate. El ADN de la colección se reconoce al instante : sus números, índices y agujas recubiertos de material luminiscente, su cristal de zafiro resistente a los arañazos y ligeramente abombado, y su bisel giratorio unidireccional de borde estriado, son detalles que nos remontan a los orígenes de este reloj. Estos signos distintivos, dictados por una larga experiencia con el buceo, garantizan una perfecta legibilidad en cualquier circunstancia.

Dotado de una caja de 45 mm de diámetro y hermético hasta 300 metros, el nuevo Fifty Fathoms Automatique late al ritmo del movimiento 1315. La larga búsqueda de la precisión y el rendimiento ha dado como resultado un diseño especialmente orientado a equipar relojes de vocación deportiva. Blancpain lo ha provisto de una masa oscilante de oro rojo muy denso que asegura una gran eficacia de carga para proporcionar una reserva de marcha óptima de cinco días cuando el reloj esté totalmente armado. Como guiño a la historia del Fifty Fathoms, el rotor está abierto. Esta geometría, importante en la época, permitía relajar la masa oscilante para evitar que el movimiento se deteriorara en caso de golpe.

Datos técnicos Blancpain Fifty Fathoms Automatique 5015-3603C-63B

La colección Villeret, ahora enriquecida con un nuevo modelo GMT

La colección Villeret, ahora enriquecida con un nuevo modelo GMT

Blancpain Villeret GMT Date 6662_3642_MMB_PR_front

Blancpain – Colección Villeret 2019 Ref. 6662-3642-55B / 6662-1127-55B

Desde hace casi cuatro décadas, los relojes de la colección Villeret representan una alianza entre la técnica y la pureza estética. Fiel a su tradición, Blancpain desvela hoy una complicación GMT con fecha y de lectura sumamente sencilla.

La complicación GMT permite visualizar dos husos horarios simultáneamente. Hasta ahora, en la línea Villeret, se asociaban a los calendarios complejos. Este año, Blancpain ha querido otorgar a esta función un prestigio renovado y para ello le dedica un nuevo reloj : el modelo Villeret GMT Date. De aspecto sobrio y refinado, al igual que todas las piezas de la colección, esta novedad es asombrosamente sencilla de leer. La hora local, a la que está vinculada la fecha, se ve en primer plano mediante el disco horario en relieve formado por indicadores en números romanos, tan característicos de los modelos Villeret. La hora de referencia se indica sobre una escala de 24 horas. Distintas agujas señalan los dos husos horarios. Las de las horas y minutos locales tienen forma de hojas de salvia caladas, mientras que la aguja del segundo huso horario está rematada por un triángulo rojo. La información se completa con una gran aguja que marca los segundos, reconocible por su contrapeso decorado con las iniciales JB en homenaje a Jehan-Jacques Blancpain, fundador de la Casa en Villeret en 1735. La rápida corrección del huso, el ajuste de la fecha y la puesta en hora se pueden realizar fácilmente mediante la corona.

El movimiento automático 5A50 anima este nuevo Villeret GMT Date, un movimiento totalmente diseñado y realizado en los talleres de la Manufactura, como debe ser en Blancpain. Este mecanismo, que incorpora las últimas novedades técnicas de la marca, está dotado de una reserva de marcha de cuatro días y de un espiral de silicio. En cuanto a los acabados, su fondo de zafiro permite admirar la decoración côtes de Genève de los puentes, así como el motivo de nido de abeja que decora la masa oscilante, hecha de oro.

La caja de esta nueva pieza posee un diámetro de 40 mm. Se presenta en oro rojo de 18 quilates y en acero. Cada material se combina con distintas esferas, opalina y blanca respectivamente. Los dos modelos están disponibles con correa de aligátor o brazalete de metal. Sin duda alguna, los trotamundos reconocerán en Blancpain al perfecto aliado para sus travesías.

Datos técnicos Blancpain Villeret GMT Date 6662_1127_55B
Datos técnicos Blancpain Villeret GMT Date 6662_1127_MMB
Datos técnicos Blancpain Villeret GMT Date 6662_3642_55
Datos técnicos Blancpain Villeret GMT Date 6662_3642_MMB

Blancpain Villeret Extra-plate : reinventando un clásico

Blancpain Villeret Extra-plate : reinventando un clásico

Blancpain Villeret Extra-plate 6605_3642_55_PR_front

Blancpain – Colección Villeret 2019 Ref. 6605-3642-55B / 6605-1127-55B

En Blancpain, el lujo es emocional y sin ostentación. Así lo demuestra de nuevo la marca incorporando a la más clásica de sus colecciones una nueva pieza tan sobria como refinada. Este reloj extraplano nos devuelve a la esencia, al protagonismo de las horas y los minutos.

La elegancia y la discreción caracterizan los modelos de Villeret desde principios de los años 80. Y el nuevo Villeret Extra-plate no iba a ser la excepción a esta regla. Su aspecto es contemporáneo a la vez que respeta la estética emblemática y la autenticidad de la colección. El estilo Villeret se reconoce por su bisel double pomme delicadamente redondeado, su esfera luminosa, unas agujas minuciosamente trabajadas en forma de hojas de salvia caladas, índices en números romanos y forjados en oro, y por su fina caja.

Con el Villeret Extra-plate, Blancpain presenta un modelo que aún siendo más delgado que el resto de piezas de la colección, garantiza una fiabilidad y un rendimiento óptimos. Basado en el famoso calibre 1150, el movimiento de manufactura 11A4B de carga manual permite una autonomía de 4 días, alimentada por dos barriletes montados en serie y dotados de resortes de alto rendimiento. Esta construcción favorece un impulso de energía constante, garantía de precisión desde las primeras horas de marcha hasta los últimos minutos de autonomía del reloj. Con especial afán por hacer que sus relojes sean cómodos de utilizar, la Manufactura de Le Brassus ha equipado el nuevo Villeret Extra-plate con un indicador de reserva de marcha, grabado en el reverso para no sobrecargar la esfera. El movimiento, protegido por un fondo de zafiro, presenta una sutil decoración que se hace eco de la pureza de la cara frontal del reloj. Los puentes, cuya forma se ha rediseñado por completo, portan la tradicional decoración côtes de Genève, así como bordes achaflanados. Estos acabados de alta gama, que solo verá el portador, están en armonía con la filosofía de Blancpain y su concepto del reloj de prestigio.

El nuevo Villeret Extra-plate se presenta en una caja de oro rojo de 18 quilates o de acero de 40 mm de diámetro y 7,40 mm de espesor. La versión de oro viene con esfera opalina y correa de aligátor marrón, mientras que el modelo de acero se combina con una esfera blanca y correa de aligátor negra. Estos relojes también están disponibles con brazalete metálico estilo milanesa del mismo material que la caja. En total, son cuatro las novedades que se incorporan a la icónica colección Villeret de Blancpain.

Datos técnicos Blancpain Villeret Extra-plate 6605_1127_55B
Datos técnicos Blancpain Villeret Extra-plate 6605_1127_MMB
Datos técnicos Blancpain Villeret Extra-plate 6605_3642_55
Datos técnicos Blancpain Villeret Extra-plate 6605_3642_MMB

Blancpain Villeret Extra-plate 6605_3642_55_PR_back