Un concepto único

El secreto del Tissot Alpine On Board Automático reside en su estética sofisticada y su originalidad. Su diseño, pensado hasta el último detalle para proporcionarle al conductor una experiencia única y multiplicar el placer de la conducción, lo convierte en un magnífico accesorio para el nuevo coche Alpine A110. La comodidad es la clave de este reloj: la caja se desmonta fácilmente de la correa y se fija en un soporte hecho de un aluminio especial que se coloca en la pantalla multimedia del vehículo, permitiendo leer la hora con total sencillez al volante.

Pasión por el detalle

Este modelo está equipado con un impresionante movimiento Valjoux A05.H31, tan complejo como los motores de los mejores coches. La caja es muy fácil de manipular, especialmente cuando pasa de la muñeca al salpicadero del Alpine. La esfera evoca sutilmente los contadores del famoso «Berlinette» de los años sesenta y setenta. Los detalles tomados del Tissot PRS 516 —como las agujas, los pulsadores en forma de pistones y los orificios en la correa de cuero— le dan un aire deportivo y con estilo, ideal para un conductor elegante.

Características del Tissot Alpine On Board automático

  • Fabricado en Suiza
  • Movimiento automático Valjoux A05.H31 con 60 horas de reserva de marcha • Caja de acero inoxidable 316L desmontable con fondo transparente
  • Hermético hasta una presión de 10 bares (100 m)
  • Correa de piel con cierre desplegable y pulsadores
  • Edición especial
  • Estuche de presentación especial
  • Diámetro: 45 mm

Sobre ALPINE

Jean Rédélé, un joven apasionado por los deportes del motor, fundó Alpine en 1955. El nombre de la firma pasó a los anales de la historia tras las victorias del Alpine A110 «Berlinette» en el Rally de Montecarlo, en 1971 y 1973. En 2017, Alpine regresó a lo grande con el nuevo A110, un coche fiel a los principios tradicionales de la casa: ligereza, pequeño tamaño, agilidad y el placer de conducir.