La reserva de marcha (power reserve en inglés) es la autonomía, la cantidad de energía restante que queda en el muelle del barrilete del calibre de un reloj mecánico, ya sea automático o manual, es decir, el tiempo que funcionaría a partir de ese momento hasta pararse si ya no le diéramos cuerda o lo moviésemos si es automático. Puedes saber más aquí acerca del funcionamiento de un reloj automático. Lo habitual en un calibre es una reserva de marcha máxima de entre 38 y unas 50 horas, pero hay calibres especiales que, según su arquitectura y construcción, incrementan esta reserva de marcha hasta 5, 8, 10 e incluso hasta 50 días, como en el caso del Hublot MP-05 La Ferrari. Para almacenar y mantener la energía del reloj y que no se pare es necesario llevarlo puesto (si es automático), darle cuerda manualmente o mantenerlo en un watch winder cuando no lo utilicemos.

Reserva de marcha en reloj automático

Algunos relojes automáticos y de carga manual muestran en su esfera la reserva de marcha mediante un indicador, usualmente con una aguja y una subesfera, semiesfera o un cuarto de ésta, graduada en porcentaje, o en horas o días restantes, lo que cuenta con complicación relojera. El indicador de reserva de marcha es una complicación bastante útil para quien gusta de llevar un reloj mecánico y alternarlo con otros.

Relojes con indicador de reserva de marcha

Te damos algunas sugerencias de relojes con esta complicación, siendo los Orient Reserva de marcha los más populares y asequibles.