En este artículo trataremos este curioso tipo de reloj, te mostraremos fotos de relojes de arena y veremos los diferentes tipos, usos, historia, así como opciones de compra sencillas y fiables.

Relojes de arena

Los relojes de arena tienen un punto espiritual o filosófico, son un símbolo del presente, y es que la forma visual en que se aprecia el paso del tiempo, lo efímero que es y su fugacidad, el eterno presente que huye y no se detiene, nos recuerda que el tiempo es lo más importante y valioso que tenemos.

Qué es un reloj de arena

El reloj de arena, ya en desuso, no es un reloj como tal que pueda dar la hora, sino que se utiliza para medir periodos concretos de tiempo. En el reloj de arena ésta cae de la parte de arriba a la de abajo midiendo un tiempo concreto, que no se puede modificar.

Se utilizaba antiguamente en los viajes en barco, siendo más preciso que el reloj de agua, al no verse afectada la arena por los cambios de temperatura ni el conjunto del reloj al movimiento del barco a causa del oleaje.

Historia del reloj de arena

Cuándo se creó el reloj de arena

No disponemos de información o registro de la invención del reloj de arena, aunque se estima que data del periodo entre el año 700 y 770, y que fue inventado por Liutprando, un monje de la catedral gótica de Chartres, en Francia. Entre el año 1400 y el 1500 ya existe alguna imagen y textos en los que se menciona el uso de este reloj cuya aplicación, como indicábamos, era eminentemente naval, además de en la Iglesia, para medir la duración de la homilía, siendo también utilizado por profesionales de la astronomía en la época medieval. En origen, los bulbos del reloj se unían con un material diferente que luego era recubierto. No fue hasta el avance en la técnica del soplado del vidrio que pudo comenzar a elaborarse este tipo de relojes con un recipiente completo, de forma mucho más sencilla y con un mejor resultado estético y funcional.

Reloj de arena magnético

Características del reloj de arena

El reloj de arena está formado por 2 bulbos transparentes de cristal o plástico con un estrechamiento entre ellos. El conjunto va relleno con una cantidad determinada de arena, menor a la mitad del volumen total, y se sujeta a una estructura de madera, metal o plástico, habitualmente, que lo mantiene vertical para que la arena pase de una parte a la otra, midiendo el tiempo. La arena es un elemento pesado, por lo que, si el reloj es grande, la construcción ha de ser lo suficientemente sólida para soportar el peso y el manejo.

Para qué sirve un reloj de arena

Los relojes de arena siguen siendo prácticos y rápidos para determinadas cosas, como medir el tiempo de cocción o un periodo de descanso, iniciándolo con un simple movimiento. Su diseño visual intrínseco ha hecho que el reloj de arena, incluso en la actualidad, siga teniendo su uso, aunque sea menor, por ejemplo en juegos de mesa como el Trivial Pursuit, Pictionary, etc. para medir el tiempo del turno para dibujar o para contestar a una pregunta, o en el laboratorio, para controlar el tiempo de una reacción química de forma precisa.

Cómo se mide el tiempo en un reloj de arena

Un reloj de arena tiene un tiempo de medición fijo, el que dura el paso de toda la arena de la parte superior a la inferior, ya que no es posible, más que aproximadamente, medir un tiempo parcial de forma visual. Para medir el tiempo sólo hay que girar el reloj para que comience a caer la arena. Una vez toda la arena se encuentra en la parte inferior habrá transcurrido el tiempo para el que fue construido dicho reloj. Para comenzar una nueva medición basta con darle de nuevo la vuelta.

Cuánto tiempo mide un reloj de arena

Hay relojes de arena muy diferentes, de 1 minuto, 3 minutos, 15, media hora, de 1 hora o incluso mayores, que pueden medir 1 día o incluso un año entero, dependiendo de su tamaño y de la arena.

Rueda del tiempo de Budapest - reloj de arenaReloj de arena grande

 

Usualmente los relojes de arena están hechos para medir tiempos pequeños, pero existen también relojes de arena de gran tamaño que llegan a medir el transcurso de 1 año, como la rueda del tiempo, situado en Budapest.

Relojes de arena. Precios

Hay relojes de arena de todos los precios, pudiendo llegar hasta varios miles de euros. Hay relojes decorativos, en metal, giratorios, muy creativos, para regalo, que llegan a los 800 euros, y algunos otros se encuentran entre los 300 y los 400 euros. También hay otros modelos caros, con iluminación, por USB, y otros de diseños artísticos, muy bonitos, que también están sobre los 300 euros de precio. También puedes encontrar relojes de arena decorativos, de buen tamaño, en madera y metal por 40, 50 o 60 euros, opciones muy bonitas y asequibles. Los relojes de arena más prácticos, en plástico, o los relojes de arena para niños (por ejemplo como temporizador, o para medir el tiempo del cepillado de dientes) son realmente económicos, estando entre los 12 y 14 euros habitualmente, pudiendo encontrarse incluso por sólo algo más de 1 euro, con diseños divertidos y de colores.

Dónde comprar un reloj de arena

En la actualidad, la mejor manera de comprar relojes de arena es Amazon, con la comodidad, garantía y rapidez de entrega que siempre ofrece esta plataforma. Podrás comprar el reloj de arena que desees mediante los enlaces de compra que te proponemos. Nunca ha sido tan sencillo comprar desde casa un reloj de arena original o un reloj de arena decorativo.

Comprar relojes de arena. Tienda

Relojes de arena decorativos

Reloj de arena pequeño

Relojes de arena de plástico de buena calidad, de 2 y 3 minutos, con ventosa para la pared, de muchos colores atractivos, y perfecto y útil para juegos, hacer ejercicio, etc.

Reloj de arena magnético

Con polvo de hierro en lugar de arena, y un imán en la base, este tipo de relojes es muy original y divertido, ya que dicho polvo formará, al caer, diferentes figuras simétricas que no se repiten.