Historia de los relojes radiocontrolados

Junghans Mega 1 radiocontrolado

El primer reloj radiocontrolado fue el Junghans Mega 1 (en la imagen), digital, construido junto con FROG Design y con un diseño futurista, dada la avanzada tecnología que montaba. Fue introducido en el año 1990.

El reloj radiocontrolado y cómo funciona

Un reloj radiocontrolado se pone en hora al recibir una señal de radio, ya que tiene un transmisor y una pequeña antena para recibir dicha señal. Aparte de dicha antena y del receptor que decodifica la señal, por lo demás es un reloj de cuarzo normal, siendo algunos solares o eco-drive.

En los países europeos, la señal de radio, de onda larga, es emitida por el DCF77, una estación de radio alemana situada en Mainhausen. La principal emisora del DCF77 entró en funcionamiento en 1998, y emite una señal horario de 1 bit/segundo, codificada, modificándose, evidentemente, con el cambio horario de invierno y verano. Si quieres saber más, visita nuestro enlace sobre la hora en España y el cambio de hora.

Los relojes radiocontrolados son una muy buena opción si viajas y no te quieres preocupar, ya que mantienen perfectamente la hora y la fecha en cualquier lugar del mundo. Los relojes Citizen radiocontrolados y los Casio solares radiocontrolados son los más populares en la actualidad.

Podría decirse que un reloj radiocontrolado es tan preciso como el reloj atómico que lo sincroniza. De hecho, hay quien los conoce como relojes atómicos de pulsera, aunque este concepto, en realidad corresponde a otro tipo de reloj.

Dificultad de sincronización o recepción de la señal de radio en relojes radiocontrolados

En España, dado que la señal se emite desde aproximadamente unos 1500km de distancia, la sincronización da problemas a veces. También suele influir el clima, las posibles interferencias debidas a otros aparatos que emiten ondas de radio, como routers o teléfonos móviles, o lugares con obstáculos para la onda, como entre montañas o edificios altos. De todas formas estos relojes radiocontrolados están programados para sincronizarse por la noche, a horas en las que hay menos posibilidad de interferencias de radio. Citizen recomienda quitarse el reloj por la noche y dejarlo cerca de una ventana, no sobre una superficie metálica, que interferiría en la recepción de la onda, y orientado (las 12 horas del reloj, donde suele estar la antena) al norte.

De todas formas, Citizen vende también una antena receptor adicional que funciona como amplificador cuando hay problemas de sincronización o cobertura, y que sirve para cualquier reloj radiocontrolado. Sólo tienes que colocarlo al lado del reloj.

Ventajas de un reloj radiocontrolado

Además de la precisión y de que no necesitan batería (más que la que se recarga en los solares o los eco-drive), los relojes radiocontrolados volverán a ponerse inmediatamente en hora sin necesidad de que hagas nada aunque los guardes durante meses, debido a su reserva de batería interna y su sincronización.