La colección Master Ultra Thin seduce a los amantes y conocedores por su sobria belleza. Para estos estetas, la pureza formal y mecánica de un guardatiempos encarna la esencia misma de la relojería. No obstante, la realización de calibres extraplanos constituye un auténtico desafío técnico, y aún más cuando estos movimientos integran complicaciones adicionales. En este ámbito particular, Jaeger-LeCoultre materializa en 2013 el sueño anhelado desde hace tiempo por los apasionados de la marca, al desvelar su primer reloj automático ultraplano con calendario perpetuo.

Los relojeros y diseñadores de la Manufactura han aunado esfuerzos para concebir un mecanismo de extremada fineza dotado de un calendario perpetuo completo y para disponer el conjunto de las indicaciones en una esfera que conserva la elegancia minimalista de la colección, al tiempo que ofrece una perfecta legibilidad. El éxito está a la altura de las esperanzas: el nuevo Master Ultra Thin Perpetual es el centro de la atención en sus versiones de oro rosa, oro blanco o acero.

Pureza estética y mecánica

Un simple vistazo basta para notar que el nuevo Master Ultra Thin Perpetual pertenece a un prestigioso linaje. Presenta el mismo diseño puro que asocia los elementos de inspiración estética de la Grande Maison. La disposición de las visualizaciones es clara, evidente y no hay lugar para el error. Además de las agujas de las horas, minutos y segundos situadas en el centro, comprende tres contadores reservados a las visualizaciones del calendario perpetuo: el primero a las 9 horas para el día de la semana, el segundo a las 3 horas para el calendario y el tercero a las 6 horas para el mes. La firma distintiva de Jaeger-LeCoultre figura sobre la indicación de la fase de la luna. Eso es todo… o casi todo, ya que para merecer el título de calendario perpetuo, un calendario también debe indicar el año en curso, y en el Master Ultra Thin Perpetual, éste se lee de forma completa con cuatro dígitos en una pequeña ventanilla situada a las 7 horas. El equilibrio es perfecto y la armonía absoluta. Lo que está bien concebido se enuncia con claridad: basta con contemplar el Master Ultra Thin Perpetual para quedar convencido.

El nuevo modelo se presenta en tres variantes diferenciadas por el material o el color de la caja. El primero posee una caja de oro rosa de 18 quilates con esfera cáscara de huevo, mientras que la versión de oro blanco de 18 quilates está provista de una esfera graneada plateada. Por último, el modelo de acero, disponible únicamente en las boutiques Jaeger-LeCoultre, está dotado de una esfera plateada soleada.

Cualquiera que sea su color, los apasionados de la bella mecánica y los coleccionistas examinarán meticulosamente, para empezar, el perfil de la confortable caja de 39 mm diámetro. Naturalmente, también notarán las afinadas asas y el fino bisel que le confieren una gracia particular a este reloj, y su atención se enfocará, ciertamente, en su altura, que no supera los 9,2 milímetros. Una nueva hazaña para albergar al calibre 868, el movimiento ultraplano de carga automática con calendario perpetuo de la Manufactura.

Facilidad de uso –para siempre

Basta un solo corrector, situado en el flanco de la caja, para cambiar el conjunto de las indicaciones según un principio de notoria simplicidad: una activación hace avanzar un día al calendario perpetuo. Cualquier cambio complementario requerido para seguir el ritmo del calendario gregoriano se efectúa de manera automática. El mecanismo relojero es tan perfecto que toma en cuenta la duración irregular de los meses, que pueden estar compuestos por 28, 30 ó 31 días. Cada cuatro años, indicará con la misma naturalidad que cualquier otro día el 29 de febrero que caracteriza los años bisiestos. Y no necesitará ningún ajuste manual antes del 1° de marzo 2100, pues los años seculares son la excepción que confirma la regla del ciclo de cuatro años que acompasa los años bisiestos. Por su parte, la visualización de las fases de la luna restituirá fielmente los distintos estados de nuestro satélite en el trascurso de los próximos 122 años.

Por último, una pequeña ventanilla rectangular situada ligeramente encima del centro de la esfera se viste de rojo a medida que la noche avanza. En efecto, indica el período durante el cual no se debe hacer ningún tipo de ajuste para evitar dañar los rodajes que ya están enganchados para preparar el cambio de las indicaciones que se llevan a cabo puntualmente a medianoche. No obstante, mucho antes de que el despertador arranque a su propietario de los brazos de Morfeo al alba de un nuevo día, la apertura habrá recobrado su color habitual para confundirse nuevamente con los matices de la esfera.

Como sería lamentable esconder semejante abanico de proezas mecánicas, el Master Ultra Thin Perpetual está dotado de un fondo de cristal de zafiro que desvela a las miradas el segmento de masa de oro de 22 quilates de la carga automática, así como las decoraciones de Alta Relojería artísticamente ejecutadas sobre los componentes del movimiento.

Calibres ultraplanos y calendarios perpetuos de Jaeger-LeCoultre

A principios del siglo XX, Jacques-David LeCoultre aceptó el reto lanzado a las manufacturas relojeras suizas por el industrial francés Edmond Jaeger, quien quería desarrollar la producción de relojes extraplanos. Su encuentro fue el punto de partida de una fructífera colaboración que será coronada unos años después por la asociación de sus dos nombres para la posteridad. Ésta se concretó en 1907 con la puesta a punto del calibre 145 para reloj de bolsillo que respondía a las exigencias de discreción y refinamiento de los creadores parisinos. Su sorprendente delgadez de 1,38 mm le valió el título del movimiento relojero más plano del mundo, un récord que conserva hasta el día de hoy. La historia de estos guardatiempos minimalistas se enriqueció rápidamente con complicaciones, como el calibre 18/19RMCCVEP, un movimiento de bolsillo que comprendía un cronógrafo y una repetición de minutos cuya altura no superaba los 3,55 mm. En 1976, mientras el cuarzo quebrantaba los fundamentos de la industria relojera suiza, la Grande Maison del Valle de Joux no dudó en desarrollar un movimiento extraplano de elevada frecuencia con visualización de la fecha, cuyo grosor culminaba en 3,25 mm. Conocido bajo la designación de Calibre 900, abría el camino a los movimientos automáticos que equipan los modelos de la línea Master Ultra Thin, distinguiéndose por su fiabilidad y su robustez excepcionales.

La complicación calendario perpetuo tampoco es nueva en la historia de Jaeger-LeCoultre. Unas décadas antes de la aparición de los calibres ultraplanos que abrirían a la marca el acceso al mundo parisino del lujo y la elegancia, la Manufactura fabricaba relojes de bolsillo cuyas complicaciones incluían, entre otras, un calendario perpetuo. Una de las primeras realizaciones impactantes en este ámbito es un reloj de bolsillo gran complicación de 1895, provisto de una repetición de minutos, un cronógrafo y un calendario perpetuo. Estaba animada por el calibre LeCoultre 19RMCSQ. Otro ejemplo de esta inventiva está representado por otra de las cumbres del arte relojero de la primera mitad del siglo XX, con el Calibre 154 que poseía, además de un calendario perpetuo instantáneo y las fases de la luna, una repetición de minutos y un cronógrafo de ratrapante con contador de minutos. A imagen de los mecanismos extraplanos, los calibres con calendario perpetuo de Jaeger-LeCoultre han conocido una longevidad fuera de serie. En un pasado más reciente, unos audaces desarrollos dieron vida a movimientos empleados en modelos emblemáticos, a imagen del Master Perpetual Calendar de 1996 o del Reverso con calendario perpetuo lanzado en 2000, cuyo reverso está consagrado a las funciones del calendario.

En 2004, el Gyrotourbillon I con calendario perpetuo, tourbillon esférico, ecuación del tiempo y calendario doble retrógrado, abre una nueva era a la relojería contemporánea. En 2006, ésta continúa con otra pieza maestra dotada de esta complicación universalmente apreciada: el Reverso grande complication à triptyque.

Manufactura Jaeger-LeCoultre. Los inventores del Valle de Joux

Principal protagonista de la historia de la relojería desde 1833, Jaeger-LeCoultre celebra sus 180 años de fundación. Mientras la relojería suiza aún funcionaba en pequeñas estructuras o talleres domésticos, Antoine LeCoultre y su hijo Elie decidieron reunir bajo un mismo techo los múltiples conocimientos necesarios para la completa creación de un reloj. Así fue como Le Coultre & Cie se convirtió en la primera Manufactura del Valle de Joux. Hoy, Jaeger-LeCoultre integra más de 180 conocimientos especializados, necesarios para la concepción y la producción integral de los más prestigiosos guardatiempos. En la continua búsqueda de la excelencia y apoyada por un espíritu de inventiva único, Jaeger-LeCoultre perpetúa la tradición de las grandes complicaciones creadas en la Manufactura por una sucesión de concepciones extraordinarias: Atmos Mystérieuse (2003), Gyrotourbillon I (2004), Reverso grande complication à triptyque (2006), Master Compressor Extreme Lab (2007), Reverso Gyrotourbillon 2 (2008), Duomètre à Grande Sonnerie (2009), Master Grande Tradition Grande Complication (2010), Reverso Répétition Minutes à Rideau (2011), Duomètre Sphérotourbillon (2012) y Master Grande Tradition Gyrotourbillon 3 Jubilee (2013).

Master Ultra Thin Perpetual – Las características técnicas

Movimiento:

Movimiento mecánico de carga automática, Calibre Jaeger-LeCoultre 868

38 horas de reserva de marcha

336 piezas

46 rubíes

4,72 mm de altura

Esfera:

Versión de oro rosa: cáscara de huevo y piezas aplicadas 4N pulidas

Versión de acero: soleada plateada y piezas aplicadas, pulidas y rodiadas Agujas:

Horas y minutos : Dauphines

Funciones:

Horas, minutos, segundos

Calendario perpetuo : día, mes, fecha, año y fases de la luna

Las funciones del calendario perpetuo se ajustan mediante un solo corrector situado a la altura de las 8h

Indicador de seguridad

Caja:

39mm de diámetro

9,2 mm de altura

Íntegramente pulido

Hermeticidad: 5 atm

Brazalete:

Aligátor

Versión de oro blanco: hebilla de hebijón de oro blanco de 18 quilates

Versión de oro rosa: hebilla de hebijón de oro rosa de 18 quilates

Versión de acero: hebilla desplegable de acero inoxidable

Referencias:

Versión de oro blanco de 18 quilates: Q1303520

Versión de oro rosa de 18 quilates: Q1302520

Versión de acero: Q130842J – Edición boutique