BREGUET ADQUIERE TRES RELOJES ANTIGUOS, INCLUYENDO EL PRESTIGIOSO BREGUET No 4691

BREGUET ADQUIERE TRES RELOJES ANTIGUOS, INCLUYENDO EL PRESTIGIOSO BREGUET No 4691

El Museo Breguet y el Presidente de la Firma, Marc A. Hayek, han adquirido tres excepcionales relojes Breguet que dejaron su impronta en la historia de la Alta Relojería, por un precio total de aproximadamente 1,5 millones de francos suizos. La adquisición incluye un reloj de bolsillo altamente complicado y poco común, el Breguet no 4691. Adquiridas en las subastas de Christie’s y Sotheby’s en Ginebra, respectivamente, el lunes 11 y martes 12 de noviembre, estas obras maestras completan la ya significativa colección de la Casa.

El primer reloj, no 5015, fue vendido el 3 de julio de 1833 al Marqués de Abercorn, por un valor de 38.000 francos suizos. Este reloj de bolsillo es uno de los primeros creado por un relojero con un sistema de remontaje sin llave y de ajuste de hora. Creada en 1830, esta invención es el antepasado de todos los mecanismos modernos de cuerda, y consistía en una corona acanalada que se giraba de izquierda a derecha, hasta que se alcanzaba el tope. El no 5015 es un importante testigo del

trabajo y la herencia de la Casa Breguet: cubre tres generaciones de Breguet, desde el fundador de la marca, Abraham-Louis, y su contribución al desarrollo del remontaje sin llave y el mecanismo de ajuste de hora, pasando por su hijo Antoine- Louis, que lo perfeccionó y comercializó, y, finalmente, el hijo de éste, Louis-Clément, que lo vendió sólo 6 semanas después de tomar las riendas de la firma.

La segunda pieza, conocida como no 4420, es un reloj de importancia histórica, con caja de oro de 18 quilates y cilindro de caja saboneta de plata. Con esferas excéntricas de horas y minutos, agujas Breguet de oro y rematadas por el pasador de avance/retraso, fue adquirido por más de 240.000 francos suizos. Este reloj de bolsillo fue adquirido, el 3 de octubre de 1825, por el rey Jorge IV de Gran Bretaña. Al igual que su padre, el rey Jorge IV era un aficionado de los relojes de calidad y fue uno de los primeros admiradores y clientes más fieles de A.-L. Breguet. Con esta adquisición, la Casa aprovechó una excepcional oportunidad de comprar uno de los relojes «Reales» de Breguet.

Por último, el tercero es un reloj de bolsillo extraplano extremadamente inusual con repetición de medios cuartos. Vendido el 13 de octubre de 1831 a Lord Henry Seymour Conway, el no 4691 es uno de los relojes de Breguet con más

complicaciones en una caja tan fina. Con un grosor de 7,7 mm, este reloj Repetidor muestra la ecuación de tiempo, indicación de reserva de marcha, calendario y fase lunar, en base a principios de cronómetro. Como reflejo de la búsqueda incesante de la innovación que ha caracterizado la producción de Breguet desde el siglo XVIII, ostentando un número altísimo de complicaciones para un reloj de esta época, este prestigioso reloj fue adquirido por más de un millón de francos suizos.

Para Breguet, es un orgullo anunciar la llegada de estos tesoros a sus museos. Este evento único confirma el compromiso del Presidente y Director General de Breguet, Marc A. Hayek, con la preservación de la historia y herencia cultural de la Manufactura.

SHANGHÁI: INAUGURACIÓN DE LA 33a BOUTIQUE BREGUET Y LA MÁS GRANDE

SHANGHÁI: INAUGURACIÓN DE LA 33a BOUTIQUE BREGUET Y LA MÁS GRANDE

El 14 de junio de 2013, Breguet celebra en exclusiva la inauguración oficial de su boutique más grande del mundo. Situada en el Langham Hotel, en el barrio Xintiandi de Shanghái, este escaparate de una superficie de 598 m2 corresponde a las ambiciones de la marca. Breguet pretende ofrecer a su clientela de Shanghái, cada vez más numerosa y exigente, una boutique de excepción a la imagen de sus creaciones. Marc A. Hayek, Presidente & CEO de Breguet, estará presente en China para esta ocasión, con el fin de inaugurar durante una ceremonia de corte de cinta esta boutique única, la 33a de la marca en todo el mundo. El tercer Museo Breguet, situado en la segunda planta de la boutique, será igualmente desvelado en exclusiva para el público de Shanghái. De forma paralela, Breguet presenta en primicia en China su exposición itinerante “Breguet el innovador. Inventor del Tourbillon”. Esta exposición, presentada en Ginebra en enero de 2013, evoca la historia, en retrospectiva, la invención más memorable de la relojería.

Breguet selecciona los emplazamientos más prestigiosos para implantar sus boutiques. La Casa escoge lugares impregnados de símbolos que reflejan su rica historia e identidad, entre la perpetuación de un patrimonio cultural prodigioso y de las innovaciones tecnológicas.

Por tanto, Breguet no ha necesitado demasiado tiempo para decidir que la implantación de su nueva sucursal china estaría en el barrio Xintiandi, donde se mezclan tradición y modernidad. Entre cultura china e influencias occidentales, este distrito de la ciudad de Shanghái rebosa de establecimientos y boutiques de calidad, y que ahora cuenta además con este nuevo espacio Breguet.

La boutique Breguet del Langham Hotel es una verdadera joya arquitectónica. Sus 598 m2, repartidos en tres niveles, han sido discretamente disimulados tras una fachada realizada completamente en vidrio transparente. Una construcción totalmente inédita, equipada con una tecnología de LED única que permite que los haces luminosos se propaguen en el vidrio a una distancia de 8 metros. Esta fachada está, además, decorada con un delicado motivo guilloché “Clous de Paris” que se prolonga en forma de huella tridimensional en la parte de piedra del edificio. Este guilloqueado da un toque singular entre los diferentes materiales utilizados en la construcción de la boutique.

La forma de este suntuoso escaparate permite a Breguet acoger por primera vez a sus clientes en un espacio ovoide, como el primer reloj de pulsera de la historia de la relojería, creado por Breguet entre 1810 y 1812. Nada se ha dejado al azar y los visitantes son transportados inmediatamente hacia el universo de la marca. A lo largo de la visita, la boutique Breguet del Langham Hotel ofrece al público un fabuloso viaje a través del tiempo y de los continentes.

En el primer nivel, el mobiliario, redondeado, sigue armoniosamente las líneas del edificio, poniendo en relieve el conjunto de colecciones de la Manufactura, recordando las obras maestras realizadas antaño por A.-L. Breguet para personalidades como Maria-Antonieta o Napoleón Bonaparte.

De igual modo que en París y Zúrich, la segunda planta de la boutique acoge el tercer Museo Breguet del mundo, en el cual se exhiben los relojes antiguos que pertenecen al legendario patrimonio histórico de la Casa, como testimonio de su deslumbrante pasado. Una veintena de piezas excepcionales – relojes de bolsillo, péndulos de viaje, relojes de suscripción o incluso cronómetros marinos–, que abarcan más de 200 años de historia, se exhiben ante el público. Entre estas obras maestras, el reloj de bolsillo n°2667 es uno de los tres relojes con dos movimientos realizados por Breguet para ilustrar el fenómeno de la resonancia. Los otros dos, vendidos respectivamente al rey Jorge IV de Inglaterra en 1818 y al rey Luis XVIII de Francia en 1821, se encuentran en un museo en Jerusalén. Creada en 1814 y comprada en mayo de 2012 por el Museo Breguet, esta pieza de una rareza insólita es, hoy en día, el reloj Breguet antiguo más costoso vendido en una subasta.

La última planta de la boutique transporta a los visitantes a Suiza. A través de vídeos temáticos interactivos, los apasionados de Breguet pueden descubrir el trabajo de los artesanos que trabajan en la Manufactura del Valle de Joux. El arte del guilloqueado, la delicadeza de las operaciones de angulado, el pulido y el cincelado son algunas de las disciplinas que se pueden explorar.

Una ruta a través del savoir-faire ancestral que hace que cada reloj Breguet sea único desde 1775.