El oro se ha utilizado desde hace mucho tiempo para elaborar diferentes piezas de valor pero también como recubrimiento de otros materiales, generalmente metales.

Diferencia entre chapado y baño de oro

La diferencia entre dorar o chapar en oro está en la capa de oro que recubre el metal. En el chapado en oro la capa va de 1 hasta 10 micras, mientras que en el bañado en oro es sólo de entre 0,1 y 1 micra.

En los inicios este proceso se utilizaba con fines poco éticos, para hacer aparentar que un metal, joya o moneda era de oro macizo. Cuando el peso no delataba la falsedad, rascar ligeramente una zona oculta del metal era suficiente para averiguarlo.

También hay otro recubrimiento de oro diferente, el llamado «pan de oro», que es una fina capa, de 0,006 mm de grosor, de oro laminado que se aplica con una brocha. Se utilizaba para decorar cuadros, esculturas, retablos, espejos, arquitectura y, en la actualidad incluso también en otros objetos, como guitarras, cascos, etc., logrando un efecto realmente especial.

Bañar en oro

El sistema químico para bañar metales se basa en el uso de una corriente eléctrica para que el oro o el metal con el que queramos realizar el baño acabe depositado en la superficie de la joya. Es un sistema que no necesita de especial habilidad ya que el proceso sólo requiere sumergir los elementos en una solución química, aplicar una corriente eléctrica y esperar un tiempo determinado.

Cómo se hace un baño de oro

El proceso utilizado para hacer un baño de oro en casa es la electrólisis, en la que contamos con un ánodo, el oro, un cátodo, la pieza a bañar, un electrolito, que es la solución química, y una corriente eléctrica.

Parece realizar nosotros mismos este proceso de forma casera necesitaremos:

  • Un recipiente, preferiblemente transparente, en el que sumergiremos el oro o metal que corresponda, y la pieza
  • Agua
  • Aguafuerte
  • Bicarbonato
  • Una pila de 1,5 voltios LR14
  • 2 cables normales
  • Metal necesario, oro (se utiliza el de 24 kilates), cobre, etc. con el que queramos hacer el baño

El proceso consiste en rellenar el recipiente hasta la mitad con agua y la otra mitad con aguafuerte, fijar un extremo de cada cable a la pila con la ayuda de cinta, por ejemplo, el otro extremo de uno de ellos al metal (oro, plata, cobre, etc.), y el del otro cable al elemento o joya que queramos bañar. Es muy importante limpiar bien y desengrasar la pieza antes del proceso. Una vez tengamos todo preparado se sumergen ambos elementos en la solución y, en unos 45 minutos, tendremos un baño aceptable. Una vez terminado debemos limpiar con bicarbonato la pieza, lo que neutralizará los restos de ácido que queden, evitando así la posterior corrosión del acabado.

Otra forma de hacerlo, más profesional, es utilizar un kit de chapado en oro con una máquina de galvanoplastia, una solución de oro para chapado, etc., opciones para comprar que te ofrecemos al final del artículo, con más calidad y seguridad, o, por supuesto, llevar la pieza a un taller de relojería o joyería donde puedan hacer este trabajo.

Bañar en oro un reloj

Si queremos proporcionar un baño de oro a un reloj, es indispensable desmontarlo primero, ya que, probablemente queramos dar este acabado a caja, brazalete, tapa, corona y bisel, o a alguno de estos elementos, y en ningún caso debemos hacer el proceso con estos elementos unidos o con el calibre del reloj dentro.

El baño de oro es fácilmente reparable, y por supuesto puedes hacerlo con cualquier metal, dando un baño de estaño, plata o un baño de níquel en joyería, muy habitual,

El color del baño de oro depende de la aleación de oro utilizada, de la cantidad de los otros metales utilizados, además del oro. Son habituales el cobre, plata, níquel, hierro, paladio o rodio. Los resultados más utilizados son el oro amarillo, oro rosa, oro rojo y oro blanco, aunque hay otras variedades.

Dependiendo del tiempo que se tenga la pieza en la solución química, la cantidad de oro depositado y, por tanto, el espesor del baño resultante, será mayor o menor, variando entre 0,1 micras y 1 micra.

Baño dorado para bisutería

En bisutería se aplican baños muy ligeros, de 0,1 micras, rápidos pero poco duraderos. Para joyería se suele utilizar un grosor del doble o más, lo que otorgará un acabado notablemente más duradero. El uso y el roce, entre joyas o con otras superficies, es lo que hace que el baño se vaya perdiendo o se dañe. Normalmente los pendientes son las joyas que mejor conservan el acabado, al no rozarse habitualmente con nada.

En la fabricación de una joya y su coste intervienen diferentes factores, como el diseño, el modelado, el fundido, calidad del pulido, si lleva elementos engastados, etc., y la capa de oro exterior. Con una capa de 0,2 micras se obtiene el mejor valor de una joya en relación con su coste. Como en el caso de los relojes, mantener una joya sin daño ni marcas es sencillo si se tiene un mínimo de cuidado, como es guardarla siempre en una superficie suave, en la que no roce con nada, y durante su uso no rozarla ni golpearla con nada, si, por ejemplo se trata de un anillo o una pulsera, algo que no es difícil, y en estos casos vale la pena ser cuidadoso, al tiempo que se puede disfrutar plenamente de lucir la joya o el reloj.

El consejo para limpiar una joya, ya sea con baño de oro o sin él, es el mismo que para un reloj, agua, jabón normal, y un paño suave.

Cómo recuperar el baño de oro

Los relojes actuales terminados en oro suelen llevar, incluso los más económicos, un chapado en oro de buena calidad. Evidentemente, tanto un chapado como un baño de oro no se puede pulir, sino que ha de pulirse el metal interior y realizar el baño o chapado otra vez.

Precio de bañar o chapar en oro. Dónde hacerlo

Si eres de Madrid, Barcelona, Valencia o Córdoba podrás encontrar grandes profesionales que realicen esta labor, el precio de un baño de oro no es elevado, pero con estas instrucciones y el material adecuado que te proponemos, es algo que puede hacer uno mismo con cuidado, con buenos resultados y garantía.

En cuanto a relojes, te recomendamos visitar nuestras páginas de relojes Casio dorados, Daniel Wellington acabados en oro o la mayoría de los Michael Kors.