No soy muy aficionado de las colecciones de relojes, entendiendo como colección de relojes no a la caja con 8 ó 10 relojes que podamos tener, sino a algo especial, una serie de relojes que siga un patrón o cumpla una característica, tengan un cierto valor, completen una cierta gama o sean antiguos.

Colección de relojes

Muchos modelos han pasado por mis manos pero no soy un coleccionista, ya que no los he mantenido por mucho tiempo. Aunque ahora me gustaría tener algunos de los relojes que vendí o cambié, hoy soy mas partidario, salvo casos excepcionales, de disfrutarlos durante un tiempo y luego cambiarlos o venderlos, ya que al hacer, supuestamente “terminar” una colección de relojes, o comprar “los definitivos”, rara vez te contentarás para el resto de tu vida. Mantén los que te guste mantener o disfrutes más, y cambia o hazte con otros nuevos que vayas a disfrutar. Las marcas aportan modelos nuevos al mercado año tras año, con novedades técnicas y en diseño que no querrás perderte, también puedes hacerte con los modelos antiguos o vintage que tanto deseabas y hace unos pocos años no podías permitirte por la razón que fuese y ahora si puedes, etc.

De cualquier manera, si tu intención es coleccionar relojes o comenzar una colección, te aportaré algunas reflexiones sobre el coleccionismo de estas queridas piezas y otros aspectos, como la búsqueda y compra, el mantenimiento, etc.

Coleccionismo de relojes

Probablemente, salvo caso excepcional, no podrás tener la calidad y cantidad que se suele asociar a una “colección” de relojes, por lo que, aún más, no podrás satisfacer de forma completa y definitiva ese deseo que suele abordarnos cada cierto tiempo con determinados relojes. Por otra parte, un coleccionista de relojes no es un vendedor, sino un comprador, en ello radica la esencia del coleccionismo, del mismo modo que el instinto de posesión califica al coleccionista. Sí que existen auténticos coleccionistas de relojes, aunque no abundan. En esos casos, las colecciones suelen ser sobresalientes, y usualmente, de un tipo de reloj, una marca o determinados modelos de una colección de una marca, como suele ser el caso de Rolex y algunas extraordinarias colecciones vintage que suelen verse de vez en cuando en foros de relojes. Como la capacidad de compra, económica generalmente, no es infinita para el coleccionista, el momento de seleccionar, vender o especular también le llega, otro punto en contra del “coleccionismo” de relojes.

Colecciones de relojes, cuestiones a considerar

Como recomendación, no te ates nunca demasiado a ninguna pieza. Estate dispuesto a desprenderte de cualquier reloj, salvo si es algún regalo o tiene algún otro valor especial para ti. La capacidad de poder incorporar un reloj a los que ya tienes cuando ves una pieza nueva que te llama la atención, reconforta y te dará siempre ese placer de disfrutarlo por primera vez. Siempre podrás venderlos y, desde luego, cobra importancia la frase “de lo único que se arrepiente un coleccionista es de las piezas que no ha adquirido”.

Si sigue convenciéndote la idea de hacer una colección de relojes, permite que ésta tenga movimiento, de entrada y de salida. La cantidad de relojes no es importante, ya que acumular relojes porque sí no tiene mucho sentido, con el coste de mantenimiento que tienen, y por el hecho de que probablemente no puedas disfrutarlos como quisieras. El coleccionista gusta del buen mantenimiento de los relojes y de conservarlos en las mejores condiciones posibles.

Disfruta de la caza, tanto de la búsqueda como de la compra del reloj, tómate tu tiempo para encontrarlo al mejor precio, en el mejor estado posible y con la mejor dotación de cajas, documentación, piezas originales, etc. Infórmate bien sobre la pieza, sus características técnicas, historia, funcionamiento, etc. El buen aficionado y coleccionista disfruta de este proceso tanto o más que con la posesión del reloj.

No te dejes influenciar demasiado sobre la pieza que adquirir, ya que la decisión es totalmente personal. Un reloj es bonito, y nos gusta, según los miramos nosotros mismos, y sólo nosotros debemos decidir la compra o no del mismo.

Que el coleccionismo de relojes siempre de enriquezca, que en ningún momento supongo algo negativo para ti, disfrútalo y compártelo en toda su amplitud. Que no se convierta en una fuente de problemas, adicción, o cualquier otra cosa que pueda perjudicarte.

No te dé demasiado reparo o esperes demasiado por la compra de una pieza nueva, ya que a veces perdemos muy buenas oportunidades debido a ello. Madura la compra, por supuesto, pero no pierdas demasiado tiempo. La compra de un reloj de colección es algo que no nos hará perder dinero, ya que normalmente no será una pieza demasiado reciente que pueda perder valor, o un reloj poco significativo, sino más bien una pieza que va a mantener o mejorar su precio.

Relojes de colección

Muchas veces la afición al coleccionismo de relojes comienza con una pieza heredada, un regalo de un reloj más o menos valioso o singular, o porque hemos visto determinada pieza en una película y nos ha llamado la atención especialmente.

Una colección no “debe” tener una serie de relojes obligados, o ser completa en el aspecto que sea. Si tu colección no cuenta con cronógrafos, o con relojes de buceo, o no tiene un Rolex o un Omega Speedmaster, ¿qué problema puede haber?. Tendrá los relojes que tú decidas.

Ante la compra de 3 relojes regulares o uno bueno, decide siempre por el bueno.

Echa un vistazo a esta entrada con consejos si vas a comprar un reloj, especialmente si es vintage.

Estate dispuesto a desembolsar el importe que requiere el mantenimiento de los relojes. ten en cuenta que un reloj mecánico de media o alta gama conlleva un gasto importante, cada 3 ó 5 años, para que pase por el servicio técnico a revisión.