En esta entrada te mostraremos cómo hacer tu propia correa para reloj, de piel o de otro material. Ten en cuenta que el material tiene que ser lo suficientemente resistente y flexible. Es un proceso que te llevará tiempo y que debes hacer con tranquilidad y precisión para obtener un buen resultado final.

Cómo hacer una correa de cuero o tela para un reloj

1. Preparar material y herramientas

Necesitarás cuero (es recomendable que de dos tipos, para tener un trozo de piel para el interior de la correa que sea algo más grueso y rígido que el exterior, aunque no es necesario, puede ser del mismo tipo) algo con que marcar la correa sin llegar a cortarla, cuchillo de tipo Xacto con 2 hojas, para cortar y adelgazar la piel, hilo, aguja, pegamento para tela, punzón, sacabocados, y protector y tinte para cuero (si haces la correa de este material).

2. Cortar 2 tiras de cuero de las mismas dimensiones

Lo primero que tienes que hacer es cortar dos tiras de cuero, de las mismas dimensiones, tanto ancho como largo. En este caso, por ejemplo, para una correa de aproximadamente 125/95 y 24mm de ancho, tendrás que cortar las tiras de 25cm de largo y los mencionados 24mm de ancho.

Lo siguiente que tienes que hacer es doblar una de las tiras por la mitad con firmeza para marcar el pliegue, y en la otra, doblar a 3 cm del extremo, y a la mitad del resto, también con firmeza para ayudar en el siguiente paso. Si quieres puedes marcar ligeramente con algo que no dañe el material.

3. Hacer más fino el cuero cerca de los puntos en los que se va a doblar

El siguiente paso es hacer más delgada la piel cerca de los puntos de pliegue. con el cuchillo y una hoja plana, rasca para adelgazar ligeramente el cuero, no hace falta mucho, sólo lo necesario para que se doble fácilmente.

4. Cortar y prefilar el extremo

Dobla la tira larga por la mitad y perfila la piel con la hoja de tipo bisturí según la forma que quieras para el extremo. Es recomendable hacer primero una plantilla en papel para poder hacer un buen corte, y que quede simétrico.

5. Hacer agujeros a lo largo de la correa para coserla posteriormente

Antes de hacer los agujeros que servirán para coser la correa tendrás que hacer una guía para los mismos. Puedes hacerla con lo que prefieras, por ejemplo, un pequeño cincel unido a algo que sirva de guía por el borde del cuero según se va marcando puede ser interesante. No aprietes mucho al hacer la marca, sólo es necesaria para saber dónde hacer los agujeros. Lo siguiente es perforar con el punzón marcando los mismos agujeros de manera simétrica. Haz el agujero o la marca lo más pequeño posible, ya que será la aguja la que en realidad perfore al coser la correa.

6. Hacer el interior de la correa

Para el interior de la correa necesitarás otra pieza de piel, mejor si es algo más gruesa y ligeramente más rígida como indicamos al principio. Corta según la medida necesaria, alinéalo bien y pégalo con pegamento para tela. No utilices mucho pegamento, ya que podría hacer la correa demasiado rígida.

7. Repetir los últimos pasos para la otra parte de la correa

Tendrás que marcar, agujerear y rellenar también la otra parte de la correa, manteniendo la parte final de 3cm, que la cerrará al coserse.

8. Hacer el hueco o agujero para la espiga de la hebilla

En esta parte más corta tendrás que hacer la ranura para la hebilla, según el ancho que tenga la espiga. Marca primero y luego haz el corte. Que la mitad de la ranura quede en la marca del pliegue de los 3cm.

9. Coser la correa

Para coser la correa simplemente pasa por cada uno de los agujeros y luego cruza otra vez, para que todos queden cosidos. Dependiendo del hilo, átalo al terminar o quema con cuidado el extremo.

10. Hacer un buen acabado para los bordes

Para dar un buen acabado a los bordes de la correa perfílalos y aplícales protector para piel y tinte del mismo color o algo más oscuro que la piel utilizada.

11. Perforar los agujeros de la correa con un sacabocados

Por último, haz los agujeros que necesites, con un sacabocados del tamaño adecuado.