En un discreto aunque sorprendente lanzamiento, IWC ha presentado el nuevo Pilot’s Watch Mark XX, la última evolución del legendario Mark 11 desarrollado en 1948 para los navegantes y pilotos de la Royal Air Force británica.

IWC Pilot's Watch Mark XX IW328201 Esfera

Presentado en negro (IW328201) y azul (IW328203), el Mark XX monta una robusta caja de 40 mm de diámetro y 10,8 mm de grosor fabricada en acero inoxidable resistente a la corrosión. El movimiento de los nuevos Mark XX es el calibre 32111, fabricado por IWC y ValFleurier, que late a 28.800 alternancias por hora (4 Hz). Se trata de un movimiento de cuerda automática que ofrece una más que notable reserva de marcha de 120 horas. Una caja interior de hierro dulce lo protege de los efectos de los campos magnéticos.

La gran corona a rosca contribuye a garantizar la resistencia al agua hasta una presión de 10 bar (100 metros / 330 pies), y el cristal, de zafiro convexo con revestimiento antirreflejos por ambos lados, garantiza su seguridad, ya que está especialmente asegurado para que no se desprenda de su lugar incluso en caso de una caída repentina de presión.

IWC Pilot's Watch Mark XX IW328203 Esfera

Rediseño a partir del Pilot’s Watch Mark XVIII

La esfera ofrece una perfecta legibilidad gracias a las grandes manecillas rodiadas, números e índices blancos, el típico índice triangular a las 12 en punto y un generoso recubrimiento con Super-LumiNova.

Grabada en el reverso del reloj encontramos una representación de un Junkers Ju 52 de la década de 1930, el avión de transporte trimotor alemán cuyos instrumentos de cabina inspiraron a los diseñadores de IWC cuando crearon el Mark 11.

La correa es de piel de becerro y se puede cambiar por otras correas/pulseras en un segundo y sin necesidad de herramientas, gracias al práctico sistema EasX-CHANGE, habitual de los últimos modelos de IWC, tanto del Pilot’s Watch como del Big Pilot.

Precio

El nuevo IWC Pilot’s Watch Mark XX, ya sea en negro (ref. IW328201) o azul (ref. IW328203) puede adquirirse a un precio de 5.600 euros.

Con retoques en el diseño, tanto en la esfera como en la caja, que es algo más fina y más corta entre asas, y la evidente mejora mecánica, IWC, que mantiene el Mark XVIII en catálogo, ha pasado directamente a este nuevo modelo omitiendo el Mark XIX. En resumen, se trata de un reloj de nuevas proporciones, nueva esfera y colores, que con toda seguridad, a pesar del precio, será un éxito entre los aficionados. Un reloj equilibrado aunque con la misma ventana de fecha, criticada por su reducido tamaño.