El Monza es un modelo, ya descatalogado, con una gran historia para TAG Heuer. Cuando los relojes con forma de tonel o almohada eran muy comunes, años 30 y 40, con legendarios modelos de Rolex y Panerai entre otros muchos, Heuer lanzó el Monza, un cronógrafo de cuerda manual con un solo pulsador, en versiones de esfera blanca y negra.

TAG Heuer Monza Calibre 17 CR2110 y CR2111

TAG Heuer Monza Chronograph

Posteriormente, en los años 70, el diseño de la caja del Monza cambió, sobre todo en la zona de las asas, ahora integradas en la forma de la caja, incluyendo subesferas descentradas y ventana de fecha. En 1975, Heuer lanzó el cronógrafo de pulsera «Monza» que montaba el movimiento automático Heuer 11 (posteriormente Heuer 15). Especialmente característico fue el modelo completamente en negro, con agujas y escalas en rojo e incorporando escala taquimétrica en la propia esfera. Este reloj fue dedicado al piloto Niki Lauda conmemorando su 3er lugar en el Gran Premio de Italia celebrado en Monza el 7 de septiembre de 1975. Este remarcable día para el automovilismo, Lauda le devolvió al equipo Ferrari el campeonato del mundo de Fórmula 1. El primer modelo se produjo sólo hasta 1978.

En la época moderna, siendo ya TAG Heuer, el Monza se ha vuelto a editar con varios modelos, contando con la primera versión del diseño de la caja, más acorde con los gustos contemporáneos. Las últimas versiones lograron hacer del TAG Heuer Monza un reloj muy atractivo y deportivo, aunque bien es cierto que no se trata de un reloj para un público demasiado amplio, modernizándolo y conservando su forma característica y dimensiones contenidas. Versiones como la que montaba el calibre 17, terminadas en PVD negro y con correa de piel han tenido un gran éxito estas dos últimas décadas.

En 2016, TAG Heuer relanzó el Monza por última vez para conmemorar el 40º aniversario de este modelo. Teniendo en cuenta las vidas que ha tenido este legendario reloj, no es descartable que vuelva al catálogo de TAG Heuer en el futuro. Repasamos a continuación las versiones más relevantes del Monza.

TAG Heuer Monza Calibre 17

El Monza con calibre 17, automático, es un modelo que se comenzó a producir entre 2010 y 2011, con caja de acero clásica y esfera negra en el modelo más habitual, sin más contraste que el blanco de índices, manecillas, contadores del cronógrafo y fecha, de referencia CR2113.

TAG Heuer Monza CR2111

El Monza ref. CR2111, también con calibre 17, de base ETA 2894-2, con caja de 38 mm y un grosor de unos 13 mm, esfera blanca crema y hermético hasta 3 ATM, es un reloj realmente distinguido, con índices y agujas plateados, combinado con una elegante correa de piel marrón y cierre desplegable con el logo HEUER.

TAG Heuer Monza Calibre 6 ref. WR2110

Al mismo tiempo que el Monza comenzó a incorporar el logotipo de TAG Heuer, se anunció una segunda versión del reloj: el Monza con movimiento automático Calibre 6 (ETA 2895-1), con horas, minutos y segundero pequeño a la 6 horas.

TAG Heuer Monza Calibre 6 WR2110

Si bien el reloj tenía una caja similar a la del cronógrafo, la esfera era mucho más simple, como cabría esperar de un reloj de tres manecillas. Al igual que otros modelos de la gama Monza, el Calibre 6 también constaba en el catálogo en un precioso modelo de oro rosa.

La esfera del TAG Heuer Monza Calibre 6 Oro Rosa tiene un efecto «Flinqué» para el acabado de la esfera y una terminación «Clous de Paris» detallada para la subesfera de las 6 en punto. Este Monza era resistente al agua hasta 2,5 ATM.

TAG Heuer Monza Calibre 36

El Monza ref. CR5110 fue el top de la gama Monza, un cronógrafo de edición especial que montaba el famoso movimiento COSC El Primero. El TAG Heuer Monza Calibre 36 tenía también un acabado Flinqué en la esfera, además de tener dos patrones diferentes para las subesferas: los contadores de las 3 y las 9 en punto tenían un contorno cuadrado, mientras que el de las 6 en punto era de forma circular.

El Monza Calibre 36 también usa un diseño de los pulsadores del cronógrafo diferente al del modelo Calibre 17 estándar, aunque el cambio no fue muy acertado, y monta un cristal de zafiro en el fondo de caja para mostrar el movimiento.

La versión en oro rosa del Monza Calibre 36, referencia CR5140, ofrecía una esfera muy detallada, aunque resultaba más recargada que en otros modelos, como la del Calibre 6, por las diferentes formas de las subesferas.

TAG Heuer Monza Calibre 17 40 aniversario ref. CR2080

El último retorno del Monza fue este modelo edición limitada presentado en 2016, un reloj de esfera negra y caja en acabado PVD que rememora los colores del primer Monza, de 1976. Montaba una correa rally de piel de becerro con agujeros grandes de estilo vintage y se vendió a un precio de 4.950 euros.

TAG Heuer Monza Calibre 17 Special Edition CR2080.FC6375 40th anniversary 2016

TAG Heuer Monza Calibre 17 Special Edition CR2080.FC6375 40th anniversary 2016 Trasera

TAG Heuer Monza. Precio

El Monza más económico, el Calibre 6, se puede adquirir en la actualidad en el mercado de relojes usados a un precio de unos 1.400 euros, estando el cronógrafo de Calibre 17 en unos 3.000 euros, pudiendo encontrarse más económico dependiendo del estado y la dotación. Modelos más exclusivos como el vintage Calibre 15 son difíciles de encontrar, aunque su precio varía mucho, pudiendo irse desde los 2.900 hasta por encima de los 4.500 o 5.000 euros. El TAG Heuer Monza Calibre 36 es el más caro, situándose en un precio inicial de alrededor de 3.800 euros.

A pesar de ser un modelo descatalogado con mucha relevancia histórica, el TAG Heuer Monza puede adquirirse a muy buen precio en la actualidad, no habiéndose revalorizado tanto como otros modelos vintage de marcas reconocidas.