BREGUET y el 220º aniversario del tourbillon

BREGUET y el 220º aniversario del tourbillon

Breguet, inventor del tourbillon, celebra este año 2021 el 220º aniversario de la creación de esta complicación relojera, la más espectacular y apreciada

En 2021 se celebra el 220o aniversario de una de las mayores complicaciones relojeras de todos los tiempos: el Tourbillon. La invención de este ingenioso mecanismo, de una complejidad sin igual, fue el centro de una verdadera aventura humana que aún hoy contribuye en gran medida a la notoriedad de su creador, Abraham-Louis Breguet, y de su Maison.

Breguet Tourbillon 5367BR/29/9WU

Breguet Tourbillon 5367BR/29/9WU

Los inventos técnicos son la expresión de una época y rara vez sobreviven al paso del tiempo, pues acaban siendo arrastrados por las olas de un progreso continuo en el que una innovación anula a la otra. Pero hay algunas excepciones…

Desarrollado hace 220 años por Abraham-Louis Breguet (1747-1823) y considerado una de las mayores complicaciones de todos los tiempos, el Tourbillon nunca había estado tan vivo en la Alta Relojería como hoy. No solo sigue desarrollándose en la Maison, su depositaria, sino que ha sido adoptado por muchas marcas relojeras, pues Breguet lo patentó en 1801… ¡y solo por diez años! También inspiró a otros investigadores a lo largo del siglo XIX, como a Bahne Bonniksen, quien a partir del mismo principio creó el Carrusel.

Breguet Tourbillon 5395BR/1S/9WU

Breguet Tourbillon 5395BR/1S/9WU

La fascinación por el invento de Breguet se origina en la propia génesis de esta proeza: el Tourbillon no es un objeto de arte mecánico, sino el resultado de observaciones físicas precisas; una verdadera aventura humana y una epopeya industrial en sí. En este 2021 tan especial, la Maison Breguet rendirá tributo al ingenio de su fundador y a la aventura del Tourbillon con distintas iniciativas y con la celebración de una novedad el 26 de junio. Ese día se conmemora el aniversario de la obtención de la patente. Fue el 26 de junio de 1801, o 7 de mesidor del año IX, como fijaba el calendario en aquel entonces en una Francia que acababa de asistir a una revolución memorable.

LOS ORÍGENES DEL TOURBILLON

Un hombre

El Tourbillon emana del espíritu brillante de un hombre con una rica experiencia. Abraham- Louis Breguet nació en Neuchâtel, Suiza, en 1747. Allí inició su aprendizaje como relojero, que continuó en Versalles y París, donde llegó a los 15 años. En la capital francesa, resplandeciente faro para el mundo entero, el joven Breguet siguió una formación teórica en el Collège Mazarin que lo convirtió en un hombre con una cultura científica muy sólida, en particular en matemáticas y física. Un ingeniero adelantado a su tiempo. Cuando Breguet presentó su idea y solicitó una patente a las autoridades, ya tenía una larga carrera a sus espaldas, pues había instalado su propio negocio en la Ile de la Cité en 1775. Sus relojes automáticos, llamados «perpétuelles», sedujeron al rey Luis XVI y a la reina María Antonieta, y posteriormente a toda la corte de Versalles. Sus numerosas innovaciones técnicas, su sentido del diseño, sobrio y minimalista, lo convirtieron en un innovador de prestigio internacional. Su nombre fue haciéndose cada vez más conocido en las principales capitales y todos empezaron a imitarlo.

La búsqueda de la precisión

Obligado a regresar a su país natal en 1793 para protegerse de los excesos de la Revolución Francesa, Breguet vivió dos años en Suiza, concretamente en Ginebra, Neuchâtel y Le Locle. Fue un retiro saludable, un período de intenso trabajo intelectual y de intercambio con los relojeros suizos, tanto los de Ginebra como los del Jura de Neuchâtel. A su regreso, sus reflexiones contribuyeron a dar un segundo impulso, realmente deslumbrante, a su carrera.

En los cinco años posteriores a su regreso a París, que tuvo lugar en la primavera de 1795, la Maison presentó a su clientela, ya internacional y cosmopolita, productos innovadores como el reloj de tacto (que permite leer la hora mediante el tacto), el péndulo simpático (en el que un péndulo pone en hora y regula un reloj colocado en la parte superior), el reloj de suscripción (asombrosamente minimalista), un nuevo escape denominado «de fuerza constante» y un nuevo dispositivo llamado «regulador de Tourbillon».

Breguet Tourbillon 7047PT/11/9ZU

Breguet Tourbillon 7047PT/11/9ZU

Desafiando las leyes de la física

A fuerza de reflexión y de observación, Breguet adquirió una perfecta comprensión de los elementos que pueden perturbar la precisión de los relojes, especialmente en el interior del escape. Era el único de su profesión que, por su recorrido profesional, había asimilado y sintetizado los logros de las tres naciones relojeras de aquella época (Suiza, Francia e Inglaterra, que visitó varias veces y donde frecuentó en particular a John Arnold), pero también era consciente de que por sí solo no podía resolver todos los problemas de dilatación de los metales y de estabilidad de los aceites, así que sorteó el problema para tratarlo mejor «compensando» los efectos de las leyes físicas que producen las deformaciones de los órganos vitales del reloj y alteran la regularidad de la marcha. Dicho de otra forma: como no podía cambiar las leyes de la gravedad terrestre, optó por «dominar» sus efectos.

El significado de una palabra

¿Quién más que Breguet podía proponer un proyecto como ese, científicamente sólido y al mismo tiempo un poco optimista? Toda esa coyuntura fue necesaria para que naciera el proyecto bautizado por su inventor como Tourbillon, una palabra cuyo significado es con frecuencia mal interpretado, ya que se refería a la astronomía en un sentido hoy ya olvidado. Como se recoge en los grandes diccionarios del siglo XIX, que evocaban tanto a Descartes como a la Enciclopedia, la palabra servía para designar tanto un sistema planetario y su rotación sobre un eje único como la energía que hacía girar los planetas en torno al Sol. Lejos del significado actual de «rotación violenta» o de «tormenta incontrolable», la palabra elegida por Breguet es la de un hombre de los tiempos de la Ilustración que observaba el mundo antes de imitarlo, haciéndose eco de los filósofos del siglo XVIII que veían en la relojería una representación miniaturizada del cosmos.

Y, en efecto, cómo no ver un pequeño mundo bien ordenado en este mecanismo que reúne el órgano regulador (volante espiral) y el órgano de distribución (rueda de escape y áncora) en una jaula móvil que gira con la regularidad de los planetas…

La carta al ministro y el expediente

Para obtener su patente en 1801 en una Francia (ya) acosada por una administración poderosa y procedimental, Breguet tuvo que superar el obstáculo del expediente de solicitud, ilustrado con una lámina de acuarela y precedido de una carta al ministro del Interior.

Ciudadano Ministro,

Tengo el honor de presentarle una memoria que contiene la descripción de un nuevo invento aplicable a las máquinas para medir el tiempo y que he denominado Regulador de Tourbillon (…)

Gracias a este invento, he logrado anular por compensación las anomalías debidas a las distintas posiciones de los centros de gravedad del movimiento del regulador y de los agujeros en los que se mueven sus pivotes, de modo que la lubricación de las partes en rozamiento sea siempre igual a pesar de la coagulación de los aceites y se reduzcan muchas otras causas de error que afectan a la precisión del movimiento (…)

Considerando todas estas ventajas, los medios perfeccionados de producción que dispongo, los gastos considerables en los que me he comprometido para procurarme estos medios, he decidido tomar un privilegio para fijar la fecha de mi invento y asegurarme las compensaciones

Saludo y respeto

BREGUET

Un camino tan largo

Si consideramos que el Tourbillon maduró en el espíritu de Breguet entre 1793 y 1795 (durante su estancia en Suiza), pasaron seis años entre su regreso a París y la obtención de la patente, el 26 de junio de 1801. Transcurrieron otros seis años entre la obtención de la patente y las primeras ventas, que empezaron muy lentamente. Se comprende entonces que probablemente Breguet subestimó las dificultades de puesta a punto de este nuevo tipo de regulador –otro efecto de su habitual optimismo– y que los «gastos considerables» y los «sacrificios» que mencionó en su carta al ministro del Interior no cesaron en 1801…

Abraham-Louis Breguet necesitó más de diez años para desarrollar y fiabilizar este invento extremadamente complejo. El maestro hablaba de su invento cada vez que podía y aprovechaba las exposiciones nacionales de Productos de la Industria que se llevaban a cabo en París en 1802, 1806 y 1819 para elogiar este mecanismo gracias al cual los gardetemps «conservaban la misma precisión de marcha, sea cual sea la posición, vertical o inclinada, del reloj».

Seguro de la pertinencia de su invento, que se podía incorporar en varios tipos de relojes, Breguet y sus colaboradores realizaron 40 Tourbillons entre 1796 y 1829, a los que se añadieron otras 9 piezas que nunca fueron terminadas y que figuran en los libros como pasadas a pérdidas y ganancias, desechadas o perdidas…

Breguet Tourbillon Extra plano 5367BR

Breguet Tourbillon Extra plano 5367BR

Clientes célebres y uso

Un análisis completo de los archivos disponibles permite establecer con precisión la lista y la historia de cada una de esas piezas. Hay 35 relojes, de los cuales más de la mitad tienen una jaula que efectúa su rotación en 4 o 6 minutos, mientras que la patente describe una jaula que gira en un minuto. También hay otros 5 objetos únicos: un péndulo simpático y un conjunto péndulo-reloj, un modelo de demostración de gran formato, un cronómetro de marina y un péndulo de viaje…

No es sorprendente que entre los compradores figuren varios soberanos (Jorge III y Jorge IV de Inglaterra, Fernando VII de España), aristócratas rusos (príncipes Yermoloff, Gagarin, Repnin, Demidoff…) y eminentes personalidades europeas procedentes de Polonia (conde Potocki), de Prusia (príncipe Hardenberg), de Italia (conde d’Archinto, G.B. de Sommariva), de Hungría (barón Podmaniczky) y de Portugal (caballero de Brito).

Se ha destacado muy poco hasta ahora que un cuarto de estos Tourbillons tuvo con certeza un uso «naval», es decir que fueron adquiridos por armadores o marinos y empleados para la navegación en el mar y el cálculo de la longitud. Un explorador de África le dio el mismo uso. Thomas Brisbane se fue a Australia con el suyo. Algunas piezas se utilizaron durante unos cincuenta años en los mares del mundo. Además, algunas pertenecieron a preeminentes científicos.

A todas luces, y según la clasificación del mismo Breguet, el Tourbillon pertenecía a la relojería de uso científico por oposición a la relojería de uso civil. Los compradores habían comprendido la mayor precisión ofrecida por el dispositivo y se beneficiaban de ella.

Un éxito complejo

Estos Tourbillons, dotados de una caja de oro o de plata, eran obras maestras cuya estética estaba a la altura de la técnica. Considerados como puros objetos científicos, debían tener, sin embargo, un aspecto más refinado. Las esferas de los Tourbillons estaban entre las más hermosas de Breguet. Perfecta legibilidad –era la firma de la Maison– y funciones que se podían añadir sobre las esferas de oro, plata o esmalte: segunderos centrales, segunderos a demanda, reserva de marcha, a veces termómetro… Ninguna pieza era igual al resto. El dispositivo del Tourbillon se podía adaptar a varios tipos de escape y a varios tipos de reloj.

Sin embargo, la producción era muy lenta. En 1802, tras la obtención de la patente, se empezaron a producir seis relojes de Tourbillon. La realización de cada una de las piezas llevó entre 5 y 10 años. En 1809, aprovechando el auge de los negocios y las esperanzas que tenía depositadas en el mercado ruso por la apertura de una sucursal en San Petersburgo, Breguet empezó la fabricación de 15 nuevos Tourbillons, de los que la mitad no se terminó hasta 1814. El cronómetro de marina con Tourbillon fue una pieza única, al igual que el péndulo portátil, el último Tourbillon de la secuencia original. Dificultad para fabricar estas piezas, largo trabajo de desarrollo, escasez de mano de obra capaz de realizarlas…

Si bien el Tourbillon deleitaba a los fieles de Breguet, no aportó a su autor la compensación económica que merecían sus esfuerzos. La explicación está en el hecho de que Breguet se pasó toda la vida buscando soluciones para mejorar la marcha de los relojes… ¡y encontró otras más simples!

El Tourbillon, estrella fugaz en el firmamento relojero, una idea genial nacida del pensamiento del Siglo de las Luces, se desvaneció sin llegar a desaparecer del todo. Aún no había dicho su última palabra.

Un patrimonio venerado e inspirador

Precioso testimonio de un pasado fecundo, los Tourbillons de la época del inventor fascinan desde siempre a los coleccionistas, los historiadores y los grandes actores de la relojería, desde Jorge IV de Inglaterra hasta Sir David Salomons, desde George Daniels hasta Nicolas G. Hayek. Una docena de piezas se conservan en museos: tres forman parte de las colecciones del Museo Breguet, cinco se conservan en el British Museum y en otros museos de Inglaterra, otros en Italia, Jerusalén y Nueva York. Otros quince están en manos de coleccionistas privados. Recientemente se han vendido dos piezas en subastas. En total, casi 30 de las 40 piezas han sobrevivido, una proporción que dice mucho de la fascinación que suscita el Tourbillon.

Un renacimiento fulgurante

La Maison Breguet, que siempre ha mantenido con esmero las piezas producidas por su fundador, produjo en los años 20 y 50 del siglo pasado algunos nuevos relojes de bolsillo con Tourbillon. Solo unos pocos conocedores fueron informados.

A partir de ahí empezó un renacimiento tan inesperado como fulgurante. Concebido para los relojes de bolsillo, que por lo general se llevaban en posición vertical, el invento de Abraham-Louis Breguet reapareció en los años 80 en la reducida caja de los relojes de pulsera, mucho menos sensibles a la atracción terrestre. ¡Qué paradoja! Desde entonces, el éxito no ha cesado y conquista cada año nuevos territorios. Si bien el aumento de la precisión ya no es la ventaja principal del Tourbillon, el aficionado actual aprecia en él la belleza de un proceso revolucionario (en todos los sentidos) que 220 años después sigue hablando al espíritu humano.

Relojes tourbillon históricos de Breguet

B1176 Reloj Breguet Tourbillon, escape natural

Breguet Tourbillon 1176 Frontal y diseños

Breguet Tourbillon 1176 Esfera

Breguet Tourbillon 1176 Detalle movimiento

Breguet Tourbillon 1176 con Registro

Rotación: 4 mm

Regulador tourbillon, escape natural, segundero de observación, segundero ordinario, reserva de marcha, agujas Breguet de acero pavonado

Caja: oro, fondo de caja grabado con escudo de armas de la familia Potocki (Polonia)

Esfera: oro

Vendido el 12/02/1809 al Conde (Stanislas Kostka) Potocki

Precio: 4.600 Francos

Fechas de fabricación: 05/07/1802 – 12/02/1809

Diámetro: 64 mm

Colecciones del Museo Breguet

B1188 Reloj Breguet Tourbillon, escape natural

Breguet Tourbillon 1188 Esfera

Breguet Tourbillon 1188 Lifestyle

Breguet Tourbillon 1188 Movimiento

Breguet Tourbillon 1188 Detalle movimiento

Rotación: 4 mm

Regulador tourbillon, escape natural, segundero de observación, segundero ordinario, reserva de marcha, agujas Breguet de acero pavonado

Caja: oro, fondo de caja grabado al sol

Esfera: esmalte con números turcos (reemplazado en 1841, el mecanizado original era en oro)

Vendido el 01/08/1808 al Príncipe Antonio de Borbón de España

Precio: 3.600 Francos

Fechas de fabricación: 24/08/1802 – 09/06/1807

Diámetro: 65 mm

Colecciones del Museo Breguet

B2567 Reloj Breguet Tourbillon simple

Breguet Tourbillon 2567 con Bulletin des Lois de la Republique

Breguet Tourbillon 2567 Lifestyle

Breguet Tourbillon 2567 Detalle trasera

Rotación: 1 mm

Escape Tourbillon, segundero pequeño, agujas Breguet de acero pavonado

Estuche: caja de caza (hunting case, caja con tapa con bisagra para proteger el cristal) en oro

Esfera: mecanizada en plateado

Vendido el 21/03/1812 a Mr Armand-Pierre Le Bigot

Precio: 1800 Francos

Fechas de fabricación: 26/10/1809 – 31/12/1812

Diámetro: 61 mm

Colecciones del Museo Breguet

B986 Reloj Breguet Tourbillon simple

Breguet Tourbillon 986 Esfera

Breguet Tourbillon 986 Detalle movimiento

Rotación: 1 mn

Regulador Tourbillon, segundero pequeño, agujas de acero azulado, volante Guillaume, ganador del boletín de primera clase y primer premio del Observatorio de Neuchâtel

Caja: oro liso

Esfera: esmalte

Vendido el 1 de febrero de 1926 al señor Louis-Harrison Dulles

Precio: 20.000 francos

Diámetro: 56 mm

Colecciones del Museo Breguet

Tourbillon

Tourbillon

El tourbillon fue creado por Breguet en 1795, y patentado años más tarde. Nace de la necesidad de una mayor exactitud en los relojes, ya que la gravedad es un impedimento para obtener la máxima precisión en el mecanismo de un reloj, debido a las cambios de posición del reloj en el día a día o cuando se deja en posiciones diferentes cuando no se utiliza. Se cree que Breguet le puso ese nombre a partir de la obra, bien conocida por él, de d’Alembert, en la que se menciona el «Torbellino», como fuerza que sostiene la rotación de los planetas alrededor del sol.

tourbillon

El tourbillon regula, o más bien anula, el efecto de la gravedad que interfiere en dicha precisión, compensando los errores que ocasiona el movimiento del reloj, centrándose en el órgano regulador del mismo, ya que es lo que determina las oscilaciones del movimiento, y, en consecuencia, la precisión del reloj. Si el eje sobre el que gira el volante y el escape del calibre se mantuviesen siempre en posición vertical, lo que ocurre cuando el reloj se encuentra esfera arriba, el efecto gravitatorio se mantendría constante, que era lo que buscaba Breguet. Es evidente que esto es imposible, ya que el reloj no siempre se mantiene en dicha posición, o es movido constantemente cuando lo llevamos.

Reloj Tourbillon

Para lograr esto, lo que se le ocurrió a Breguet fue contener los elementos del órgano regulador del calibre en una jaula y hacer que dicha jaula girase continuamente dando una vuelta completa cada minuto. La rotación constante del volante, el escape y el áncora eliminan cualquier efecto del cambio de posición sobre los mismos, debido a que ya cambian de posición aunque el reloj no se mueva. La eliminación del efecto gravitatorio mejora, además, la lubricación de dichos elementos y reduce su fricción.

Tourbillon y relojería

El tourbillon inventado por Breguet fue introducido en la Exposición Nacional de Productos para la Industria de París, en 1806. Es un mecanismo que no ha tenido una gran presencia en la historia de la relojería, siendo incluido por primera vez en un reloj de pulsera en el año 1980.

Funcionamiento del reloj tourbillon

Para comprender el funcionamiento y la necesidad del tourbillon, primero veremos qué efectos tiene la gravedad en el movimiento de un reloj.

La gravedad afecta fundamentalmente a las partes del calibre que componen el escape, es decir, el espiral, el volante y el áncora (te invitamos a visitar nuestro enlace sobre el funcionamiento del escape y del reloj automático). El espiral es, sin duda, el elemento que verdaderamente regula, el que tiene un movimiento más complejo y el que más se ve afectado por los movimientos del reloj. También se ve afectado de forma notable por los campos magnéticos, por posibles golpes y por la temperatura.

A lo largo de los años y debido al avance en investigación y tecnología, dichos efectos se han ido compensando, incluso neutralizando debido al uso de nuevos materiales antimagnéticos, como el silinvar, materiales más resistentes y más insensibles a los cambios de temperatura, y nuevos sistemas antichoque. El efecto que queda es el de la gravedad, por lo que el diseño del volante y su regulación, y el diseño del espiral, son claves en cuando a esto, ya que el movimiento y la oscilación del espiral cuando se contrae y se expande es extremadamente difícil de compensar en cuanto a estos efectos, y nuevos e ingeniosos diseños del espiral tampoco han mejorado mucho dicho aspecto.

En la actualidad, la regulación del volante cuando un relojero ajusta el calibre de un reloj es, en realidad, una tarea sencilla gracias a los cronocomparadores, pero el efecto gravitatorio sigue produciendo alteraciones notables. El tourbillon hace que la tarea de regulación sea aún más sencilla, ya que elimina la necesidad de ajuste en un plano completo, lo que hace que haya que regular el reloj en 3 posiciones en lugar de en 6, ya que el espiral variará su posición de forma simétrica.

El tourbillon se introdujo, evidentemente, en relojes de bolsillo, que solían mantenerse en posición vertical, incluso de noche, dejándolos colgados o en un soporte. Esto hacía que el tourbillon fuese muy efectivo en este tipo de relojes, ya que tiene efecto en las posiciones verticales pero no en las horizontales.

En la actualidad el tourbillon es más una pieza de artesanía, difícil de incluir en el calibre de un reloj, y muy valorado por los aficionados.

Reloj doble tourbillon

Greubel Forsey DT30 Doble Tourbillon

En las últimas décadas se han introducido y patentado muchas variantes del tourbillon original, como el tourbillon de eje doble, ambos rotando una vuelta por minuto, y el doble tourbillon de Greubel Forsey (en la imagen superior), en el que la jaula del tourbillon, que gira una vuelta por minuto, está dentro de una segunda jaula que gira durante 4 minutos, ambas con una inclinación relativa de 30º entre sí.

Greubel Forsey fue incluso más allá, en 2005, presentando el cuádruple tourbillon, un movimiento de dos dobles tourbillones conectados por un diferencial esférico.

Todos estos nuevos sistemas hacen las fuerzas que afectan al órgano regulador sean cada vez más constantes, existiendo incluso otros ejemplos, como el tourbillon tri-axial de Girard Perregaux, o el Gyrotourbillon de Jaeger-LeCoultre.

Precio del tourbillon

Frederique Constant ha logrado producir un tourbillon en un reloj de tan solo 19.000 euros, contando, además, con calendario perpetuo.

Muchas firmas suizas cuentan con relojes tourbillon en sus catálogos, como Ulysse Nardin, IWC, Blancpain, Montblanc, Omega, Gerald Genta, Panerai, etc. Sin embargo, los relojes con tourbillon han sido más habituales en las marcas de más alta relojería, como Patek Philippe, A. Lange & Söhne, JLC, Audemars Piguet, Breguet y otras, alcanzando precios de muchos centenares de miles de euros, incluso superiores al millón de euros.

A continuación te mostramos un vídeo del cuádruple tourbillon de Greubel Forsey.