Los relojes suelen distribuirse a otros países por parte del fabricante, lo que incluye soporte, información y control de los mismos, pero también existe lo que se denominan «importaciones paralelas» o mercado gris. No es un mercado ilegal, pero en ocasiones los relojes llegan sin el embalaje original y sin garantía del fabricante, claro. De esta forma puedes encontrar los relojes a un precio bastante más barato que el precio de catálogo

Comprar un reloj en el mercado gris tiene algunos riesgos, como el de la garantía, aunque sí son relojes originales y que ha pagado sus impuestos. El mercado gris, que es legal, también suele darse mucho en relojes que se promocionan y, por tanto, se ofrecen rebajados. El profesional o la tienda compra estos relojes en un país extranjero con un IVA más bajo y los ofrece de forma totalmente legal, en este caso con documentación y garantía.

Mercados grises e importaciones paralelas

El precio de un mismo reloj puede variar mucho de un país a otro, dependiendo de la distribución, estrategia de la marca, del número de relojes pedido y de otros factores. Otro ejemplo de mercado gris es el que concierne a relojes de exceso de stock no vendido, que a veces se vende a un mayorista por un precio más bajo, pudiendo adquirirse después nuevos a un precio menor. Éste es el caso de algunos modelos de relojes de lujo que no llegan a venderse por parte del distribuidor oficial. Hay tiendas de internet que ofrecen este tipo de relojes, comprando en el extranjero ciertos modelos tienen menos demanda en esos países o con un IVA menor.

Hay modelos bien conocidos cuyo precio en el mercado gris es notablemente más bajo, como es el caso del Omega Speedmaster Professional, algunas versiones del Seamaster 300M, algunos modelos de Glycine y el TAG Heuer Carrera o el Autavia. Curiosamente, también hay modelos de Rolex más baratos en este tipo de mercado, como es el caso del Datejust 41 bicolor en acero y oro y otros modelos mixtos, en contraste con la enorme demanda y escasísima oferta de los Rolex de acero.

Distribución de Rolex

El caso del mercado gris de precios más elevados de relojes nuevos también tiene su lugar, y es que, hoy en día es casi imposible comprar un Rolex deportivo de acero, un Patek Philippe Aquanaut o Nautilus de acero o un Audemars Piguet Royal Oak, también de este mismo metal, a distribuidores oficiales, por lo que su precio de venta en páginas como Chrono24 y otras tiendas puede llegar a ser 2 y 3 veces mayor que el precio de catálogo. Bien es cierto que gracias al mercado gris hay quien puede adquirir estos relojes a día de hoy, aunque la cantidad de dinero a pagar es elevadísima.