Primero veremos someramente los tipos de cristales que se utilizan en los relojes de pulsera, para después centrarnos en las características y propiedades del cristal de zafiro

  • Plexiglass, o simplemente plexi: Es un cristal de plástico que puede ser una muy buena opción para determinados relojes por su resistencia a impactos. Es sin duda notablemente más blando que otras opciones y más fácil de rayar, aunque también es mucho más fácil de pulir, utilizando lijas muy finas al agua y terminar con algodón y polywatch, el pulido es perfecto al 100% y lo puede hacer uno mismo en casa.
  • Cristal mineral: Muy utilizado en relojes de baja/media gama. Muy atractivo por su gran dureza y bajo coste. Los inconvenientes son una visibilidad no tan buena de la esfera del reloj en determinadas condiciones, el acabado del canto del cristal no es tan estético y limpio como en un cristal plástico o de zafiro, y, aunque sea muy duro, sí que se puede rayar, no pudiéndose pulir sino que hay que sustituirlo por uno nuevo. Normalmente cualquier relojero de confianza puede cambiar un cristal mineral.
  • Cristal de zafiro: Prácticamente sin inconvenientes, ya que aunque sea más frágil, es muy difícil de romper. El cristal de zafiro es extremadamente duro, prácticamente irrayable, tan sólo por el diamante y el carburo de silicio (presente en el acabado de algunos muros de ladrillo, por lo que sí podría rayarse el cristal al contacto con ellos). Los cristales de zafiro suelen llevar tratamientos antirreflejos (AR), en la cara externa o en ambas, haciéndolos prácticamente invisibles (muy destacados en los relojes IWC y Breitling, en los que las esferas se aprecian con una visibilidad impresionante). Hay que tener en cuenta que, aunque el zafiro es irrayable, el tratamiento AR sí se puede rayar con facilidad al rozarse el reloj contra otra superficie, y éstas rayas sí suelen ser visibles, sobre todo con luces amarillas y similares. También hay marcas como Rolex que, aunque naturalmente montan cristales de zafiro por su calidad, no aplican tratamientos AR, ya que optan por que sus esferas, desde cualquier ángulo y condiciones lumínicas, se vean siempre del color que tienen, ya que en los zafiros con antirreflejos la luz hace que las esferas cambien de color y de tono a los ojos del observador, dependiendo del ángulo desde el que se miren. El cristal de zafiro se puede pulir con pasta de diamante, aunque no es una operación sencilla. El coste, en caso de sustitución tampoco tiene un precio muy elevado como para plantearse el pulido.

Cómo saber si un cristal es de zafiro

Para comprobar que un cristal es de zafiro basta con dejar caer una gota de agua sobre él (habiendo limpiado bien el cristal previamente) en posición horizontal e inclinar el reloj. A la gota le costará moverse y casi permanecerá pegada al cristal. Si el cristal fuese mineral, con una ligera inclinación la gota caería rápidamente.

El cristal de zafiro. Composición, propiedades, aplicaciones y otros datos.

El cristal de zafiro es sintético, aunque tiene las mismas propiedades y dureza que el zafiro natural. Se obtiene a partir de alúmina aunque también es posible sintetizarlo a partir de óxido de aluminio aglomerado, sinterizado y fusionado. La dureza es de 9 en la escala Mohs, en la que el diamante, con 10, es el material más duro.

En los relojes, el cristal de zafiro es más pesado y necesariamente más grueso que los cristales minerales. Es azul en origen, tiene una banda de transmisión óptica muy amplia y una altísima temperatura de fusión, 2030 °C.

También se utiliza el zafiro sintético en superconductores, en espectroscopia y otras aplicaciones, como en los cristales de los vehículos blindados.