Glashutte Original Calibre 58-05

En relojería, el calibre es específicamente el mecanismo interno de un reloj, manual o automático, también conocido como “movimiento”. En origen, el término fue introducido en relojería por Henry Sully, relojero inglés del siglo XVIII establecido en Francia, para referirse a la colocación de los diferentes componentes y al tamaño del movimiento.

Generalmente, el calibre era designado por el nombre del fabricante (completo o en iniciales) seguido de varias cifras, según los diferentes criterios de cada marca. Normalmente solía indicarse el diámetro del calibre en líneas (la línea equivale a 2,25558291mm) o milímetros (en calibres redondos) y el orden que ocupa dicho calibre entre los diseñados por el fabricante.

En la actualidad, cada fabricante establece su propio sistema de identificación y numeración de sus calibres, que no tiene por qué atender a los criterios indicados anteriormente. Por ejemplo, Patek Philippe cuenta con el calibre 17″ ‘LEP PS IRM, un movimiento de 17 líneas, lepine, petite seconde e indicación de reserva de marcha. Un calibre Lepine es un movimiento con puentes para las ruedas del tren y sin fusée, creado por el relojero Jean-Antoine Lepine. Por supuesto, el nombre del calibre es genérico, siendo utilizado el mismo calibre en diferentes relojes.

Atendiendo a la forma del calibre y la disposición de los elementos del mismo, pueden ser:

Tipos de calibres de relojes

  • De puentes
  • Revolver
  • Ovalado
  • Rectangular achaflanado
  • De puentes serpentinos
  • Platina 3/4
  • Tonel
  • Alargado o “baguette”