Dentro de la complicación de cronógrafo existen diferentes tipos: el cronógrafo normal, de dos pulsadores (marcha, parada y puesta a cero), y con contador de horas, minutos y segundos, el cronógrafo monopulsante, con un único botón para todas las funciones, el cronógrafo foudroyante, en el que, además del segundero, en otra subesfera una aguja marca saltos a la frecuencia del movimiento, lo que permite medir intervalos de tiempo mucho más pequeños que un segundo, el cronógrafo flyback y el ratrapante o doble cronógrafo, que veremos a continuación.

Qué es un cronógrafo flyback

La complejidad del cronógrafo flyback está en que puedes volver a ponerlo en marcha desde cero sin necesidad de pararlo y resetearlo, sino que, mediante una pulsación en el segundo botón, la aguja vuela inmediatamente al cero y iniciando de nuevo la marcha sin detenerse. Este tipo de cronógrafo es útil en aviación, donde en ocasiones hay que medir un intervalo de tiempo inmediatamente después de haber medido otro.

Técnica de la función flyback

¿Cómo funciona el mecanismo que permite reiniciar el cronógrafo sin detenerlo? En un cronógrafo flyback el botón situado a las 4 horas y su mecanismo asociado inician tres acciones que se realizan muy rápidamente de forma consecutiva: primero se desengrana el embrague; después el cronógrafo vuelve a ponerse a cero mediante un martillo monopieza, cuyas superficies inclinadas hacen girar los corazones de puesta a cero de forma que las agujas se vuelven a colocar de forma vertical, y, por último, el embrague se engrana de nuevo al soltar el pulsador. Esta secuencia extremadamente compleja de movimientos se produce directamente desde el botón hasta la palanca de embrague.

El cronógrafo flyback fue una invención de Breitling en el año 1932, sistema que añadió rápidamente Longines, al comprobar los beneficios de este invento, en el famoso calibre 13ZN, un cronógrafo de carga manual, el primero con la función flyback.

Qué es un cronógrafo ratrapante

Un cronógrafo ratrapante otorga la función de medir tiempos intermedios mediante un solo cronógrafo. A simple vista parece un cronógrafo normal, sin embargo suelen contar con un tercer pulsador a las diez, que al ser pulsado mientras el cronógrafo está en marcha, detiene la aguja permitiendo que una segunda manecilla, oculta bajo la primera, continúe su marcha. Al volver a pulsarse este botón, la aguja detenida vuelve a unirse a la primera de manera que continúa dando la posibilidad de hacer una nueva medición parcial. La función ratrapante sirve para tiempos de menos de un minuto, ya que los contadores de minutos y horas no cuentan con 2 manecillas

La complejidad del mecanismo de un cronógrafo ratrapante

El mecanismo de un cronógrafo ratrapante es muy complejo, requiriendo bastante espacio dentro del calibre. Analizaremos cómo funciona el mecanismo que permite que una aguja se detenga y vuelva a sincronizarse a la otra independientemente del movimiento de ésta:

Ambas agujas deben moverse unidas y poder separarse mediante la pulsación de un botón gracias a un disco con un receso, que está firmemente fijado en la aguja que se mueve continuamente. La segunda aguja se mueve normalmente junto con la principal mediante un resorte que la obliga a fijarse al disco. Si la función ratrapante no se activa, el cronógrafo se comporta como un cronógrafo normal, con una aguja tapada por la otra.

Si se activa la manecilla ratrapante, los anclajes, que generalmente se pueden ver en el lado del movimiento, fijan la aguja superior y la obligan a detenerse. Debido al resorte y al disco conectado a la aguja en movimiento, no se pierde la medición del tiempo real. Al presionar nuevamente el botón se sueltan los anclajes, se libera la aguja superior y se le permite saltar a la posición de la otra, pudiendo repetirse este movimiento después, ya que continúan moviéndose unidas.

Habiendo detenido la aguja ratrapante, podemos detener la principal con el pulsador situado a las dos, como en cualquier cronógrafo, y poner a cero esta aguja con el botón a las cuatro. Al resetear esta aguja, la manecilla ratrapante permanecerá en el lugar donde se detuvo, y la podremos resetear con su pulsador, el situado a las 10.

En este vídeo del canal Horobox podrás ver de forma sencilla este tipo de mecanismo en un IWC Portuguese.

El cronógrafo ratrapante no es una complicación habitual, exigiendo un alto grado de calidad en los calibres, así como de su ensamblaje, por lo que son cronógrafos de un elevado precio, muy valorados por los entusiastas de los relojes.

Relojes con cronógrafos flyback o ratrapante

La función flyback ha estado presente en modelos icónicos de la historia de la relojería, como el Breguet Type XX, modelos de A. Lange & Söhne, Chopard, Hublot, Patek Philippe, Frederique Constant, o el Bellísimo Blancpain Leman Chrono Flyback.

En cuanto a los cronógrafos ratrapantes, podemos destacar el mítico IWC Portuguese, el A. Lange & Söhne Double Split, el Breitling Navitimer Rattrapante Chronograph, o los IWC Pilot Doppelchronograph (doble cronógrafo), o los modelos Top Gun. Todas ellas piezas de alta relojería y elevado precio. Siempre ha sido una complicación a tener en cuenta y muy deseada por los amantes de estos relojes que miden tiempos parciales.