En esta entrada trataremos las piezas o elementos de un reloj de pulsera, el nombre de las partes, su función, tipos, materiales y todo lo que necesitas saber. Qué partes componen un reloj:

Caja del reloj

La caja es el elemento principal y más importante de un reloj, donde van montados o anclados el resto de componentes, y lo que le otorga su forma y carácter. Son componentes propios de la caja (se cuentan con ella) la tapa (trasera del reloj) y los pulsadores del cronógrafo y otras funciones, si los tuviera.

La caja, así como la corona, el bisel y el brazalete puede ser de diferentes materiales, usualmente acero, oro rosa, amarillo o blanco, titanio, y otros materiales más inusuales, como el tantalio, platino, aluminio, plata o materiales cerámicos, y puede tener formas diversas, siendo muy común ver relojes de caja redonda, cuadrada, ovalada, y diferentes combinaciones más o menos estilizadas.

La función de la caja, además de estética y de montar el resto de elementos, es albergar y proteger el movimiento del reloj. Su diseño, su grosor y el tipo de tapa que monte es importante a la hora de establecer la hermeticidad, siendo habitual en relojes de medio y alto precio encontrarnos con cajas bastente resistentes y que montan tapa roscada, así como la corona, que veremos más adelante, que al ir roscadas y con diferentes tipos de juntas, dan al reloj más resistencia al agua. Los relojes con más de 30 metros de resistencia al agua, es decir, aquellos con los que se puede nadar y bucear más allá de salpicaduras accidentales cuentan con tapa y corona a rosca siempre.

El diámetro de la caja es la medida de tamaño más significativa de un reloj, que se mide sin contar la corona, de lado a lado de la carrura, que es la parte lateral, cada uno de los cantos del reloj. También es importante la medida del ancho entre las asas, que son los elementos que sobresalen y permiten anclar la correa o brazalete en la caja, a través de tornillos o pasadores.

Brazalete o correa

El brazalete (algunos lo llaman pulsera) o correa del reloj es el elemento que permite llevarlo y ajustarlo a la muñeca

Partes de la correa o brazalete de un reloj

El brazalete se compone de un cierre, que puede ser de muchos tipos, normalmente desplegable, y en ocasiones con sistema de ajuste fino y con extensión para traje de buceo. En ambos extremos del cierre van anclados un número determinado de eslabones, algunos de los cuales se pueden quitar para así ajustarlo al tamaño de nuestra muñeca. El sistema de unión entre eslabones varía dependiendo de la marca y el modelo, yendo desde simples pasadores hasta mejores y más complejas uniones mediante tornillos, lo que facilita (aunque no tanto en ocasiones) redimensionar o ajustar el brazalete o pulsera del reloj, y poder hacerlo uno mismo. En cada extremo del brazalete van los eslabones finales o “end links”, piezas que unen el brazalete a la caja del reloj, como hemos mencionado, mediante pasador o tornillo. Si quieres saber más sobre cómo desmontar el brazalete o correa de un reloj puedes echar un vistazo a nuestra entrada sobre cómo desmontar un reloj de pulsera.

En cuanto a las correas, que pueden ser de caucho o silicona, piel o cuero, nylon y otros materiales, pueden montar también un cierre desplegable, aunque lo más habitual es que lleven una hebilla, y también llevan una o dos trabillas, para poder llevarla ajustada. Van directamente ancladas mediante pasadores o tornillos, llevando en muy raras ocasiones end links al igual que los brazaletes. El extremo de las correas puede ser a veces curvo, para adaptarse al contorno de la caja entre las asas. Puedes echar un vistazo en este enlace a nuestra tienda de correas.

Esfera y agujas de un reloj

La esfera o dial de un reloj es un elemento importante, aunque a veces inexistente en relojes de tipo esqueleto, ya que es el elemento que nos permitirá la lectura de la información que el movimiento nos proporciona, como la hora, minutos, segundos, reserva de marcha, subesferas de segundero pequeño o contadores de cronógrafo, fases lunares, ventanas o indicadores de fecha, etc. La esfera es un elemento muy amplio y muy desarrollado por las diferentes marcas, pudiendo complicarse tanto como se quiera, en material, texturas, graduación, elementos como el logo, modelo y otras inscripciones, e índices y agujas, que pueden llevar luminova para una mejor lectura en la oscuridad.

Normalmente un reloj lleva tres agujas o manecillas, una horaria, un minutero y un segundero, aunque como decimos, esto puede complicarse tanto como se quiera, con aguja del cronógrafo, segunda aguja de cronógrafo rattrapante, agujas de segundo huso horario o GMT, indicador de reserva de marcha, etc.

Cristal

El cristal del reloj es también un elemento de suma importancia, para proteger esfera y agujas, y para otorgar mayor o menor grado de hermeticidad al reloj según su grosor. Los cristales van montados a presión en la caja y pueden ser de diferentes tipos y llevar o no tratamiento antirreflejos. Para leer más información sobre los cristales de un reloj puedes echar un ojo a nuestra entrada sobre el cristal de zafiro.

Hay relojes que llevan un cristal, de zafiro o mineral, también en la tapa, para dejar ver el movimiento a través del mismo.

Bisel

El bisel es un elemento con el que cuentan algunos relojes, un anillo que va montado sobre el cristal, llevando una junta entre él y la caja, y que puede ser funcional, decorativo o para reforzar la hermeticidad del reloj. Los biseles funcionales pueden ser giratorios o fijos (para indicar minutos o llevar un taquímetro), ir graduados con minutos para la medición del tiempo restante en inmersión, con los indicadores del mencionado taquímetro, o ser biseles más complejos, con regla de cálculo como el bisel de un Breitling Navitimer. En el caso de biseles giratorios, éstos pueden ser unidireccionales (en sentido antihorario en los relojes de buceo) para controlar dichos tiempos de inmersión y que no puedan aumentarse con un giro accidental estando bajo el agua, o bidireccionales, en otros biseles con indicaciones GMT o el del Navitimer.

Corona

La corona es otro componente imprescindible en un reloj, ya que sirve para ajustar la hora, darle cuerda al reloj y ajustar otras funciones en sus diferentes posiciones. Va anclada al calibre mediante la tija, elemento que forma parte de éste. La corona puede ir a presión o roscada, y sobresalir de la caja o ir protegida por el diseño de ésta si lleva guarda-coronas o protector, como en el caso de los relojes Panerai de caja Luminor.

Movimiento o calibre de un reloj

El movimiento es el mecanismo, ya sea en un reloj de cuarzo o en un reloj mecánico automático o manual, que le da vida y crea toda la información que leer en la esfera, hora y minutos en los relojes más sencillos y el resto de complicaciones en los relojes con más funciones. Puedes leer más información en este enlace acerca del calibre de un reloj.